Texto en español Las he visto peores

Acabo de llegar de la manifestación por una informática digna. Esta se convocó, creo yo, con más antelación que la anterior; yo me enteré el pasado 10 de febrero en un foro, pero me temía que mucha gente no se hubiera enterado, no sé por qué. Y me temía que... no hubiera nadie.

Algo de eso había. Cuando llegué (puntual) había muchísima menos gente que en la anterior, y la que había estaba un poco desencantada por eso. Pero después de esperar un poco fue llegando más gente, y yo creo que al final fue una cosa bastante digna. Claro, me habría encantado que hubieran sido dos o tres mil personas como el otro día. No fue así. Pero el caso es que hubo masa crítica suficiente, creo yo. Si no, que se lo pregunten a los conductores que estuvieron parados en Santa Susana o Calvo Sotelo o Cabo Noval. Fue una manifestación muy pacífica, correcta y se nos vio; había menos gente, pero muchas más pancartas y similares (¡gracias, organizadores, por ese trabajo!).

No vengo con el subidón de la otra vez, pero tampoco con el pesimismo de otra gente de la manifestación, que creo que tampoco es acertado. Por razones que no vienen al caso, veo muchas manifestaciones delante del Parlamento o el Gobierno de Asturias, y de media no hay ni la cuarta parte de gente que en esta. Y sí, a veces son colectivos mucho más pequeños, pero también vienen con el apoyo de sindicatos enormes, y en muchos casos se están jugando el trabajo de manera mucho más directa que nosotros (¡cómo no se van a manifestar, ellos y sus familiares y sus amigos!), así que vaya lo uno por lo otro.

Señores, no se gana por goleada todos los días, pero me pregunto qué se ha hecho en otros sitios. Yo creo que Asturias ha vuelto a estar a la altura de las circunstancias, y hay que seguir unidos, y nada más. Esta es la pinta que tenía la plaza de la Escandalera cuando me iba yo, y eso que ya se había ido la mitad de la gente:



Así que, qué queréis que os diga, yo vuelvo a estar orgulloso (nunca había visto la Escandalera así). Para otra vez, pues hay que hacerla más gorda, y ya está.