Testu n"asturiano Norabona (II)

Va dellos días ya di la norabona a los libios pol exemplu que tan dando de cómo se quita a un dictaor y se pon una democracia.

Güey, de casualidá, lleí en Le Monde dalgo sobre un xuiciu a Nabil Karaoui, el xefe d'una cadena de televisión que punxera la película Persepolis.

Persépolis ye un comic de Marjane Satrapi, un bon cómic; con un dibuxu simple, forte, serenu. Y cuenta la revolución d'Irán (esa de los ayatolás, esa que tamién servía, supuestamente, pa echar a un dictaor) dende'l puntu vista d'una neña. Lluéu ficieron una película. Y tanto ún como la otra tuvieron ciertu éxitu. Yo vi les dos coses, y pémeque son mui recomendables (a pesar de que la película fora nomináa a un Oscar, ye buena).

Por más que pensaba, nun podía camentar por qué pasar esa película pola televisión podía costá-y al direutor un xuiciu.

Y resulta que ye por esto.



En delles escenes (de les que yo nun m'alcordaba) representen a dios, lo que dicen que ta prohibío nel islam.

Tornamos a falar de la blasfemia, de la relixón, la superstición, la irracionalidá. ¿De verdá fai falta?

Y se supón que en Túnez tan en primavera, que acabose la tiranía... y resulta que daquién pueda ser sometíu a xuiciu por amosar una película de guante blancu como Persépolis... por favor.

El Vaticanu tampoco tá quietu estos días. Una cadena de ropa (la de siempre) sacó una semeya de Ratzinger dándose el lote con un imán de nunsedónde. Y claro, el Vaticanu va entamar "acciones legales".

¿Cuándu pasará la humanidá esta fiebre, esta que fai que el pecáu d'unos ilumináos seya delitu nes lleis que nos afeuten a toos? ¿Cuántes veces hai que demostrar que nun tienen razón?

Dende equí, tol sofitu pa Nabil Karaoui y los trabayaores de Nessma TV.