Texto en español No entiendo mi letra

Se cansa uno, ya. Siempre lo mismo.

En la portada de Público, en la versión digital, pone esto.



Y el titular de la noticia, si se hace clic, es este.



Y luego, el texto con el que empieza la noticia es este.

Mariano Rajoy no conoce ni sus propias propuestas para salir de la crisis. La persona que, según apuntan todas las encuestas, será presidente del Gobierno el año próximo, se topó ayer con un problema doble: aparte de tener que recurrir a un papel para recordar sus soluciones, fue incapaz de interpretar su propia letra en la 'chuleta' que se preparó


No voy a entrar a juzgar ese programa de televisión, ni a Pedro Jota en general, ni a un entrevistador haciendo de mamporrero en particular, ni a esa estudiante que cree que cuando acabe de estudiar alguien le va a garantizar un puesto de trabajo (y ya puestos, un novio, ¿por qué no?), ni las "soluciones". Voy a otra cosa.

Sería bonito para el que escribe el titular, seguramente, que la cosa fuera como dice, porque así tendría una noticia pintoresca. Pero la noticia es MENTIRA.

Rajoy escribió cosas y luego dijo que no entendía su letra. Sí. Vale. Se quedó en blanco, tuvo un lapsus. Bueno. Pero es mentira que escribiera las soluciones contra el paro, o que las necesitara. Lo que escribió, aparentemente, fue la pregunta. O notas sobre la pregunta. Pero no las soluciones.

Además, me he tragado el vídeo varias veces para asegurarme, y Rajoy NO HA DICHO eso que ponen entre comillas. Ninguna de las dos versiones distintas. Y si entrecomillas a alguien, tendrías que ser literal.

Puede ser pintoresco que alguien no entienda su propia letra o se quede en blanco (a mí, la verdad, no me parece que ninguna de las dos cosas tenga el más remoto interés o significado), pero por lo demás, no hay noticia pintoresca. Hay una fabulación de la realidad.

Lo que pasa en ese programa, y lo que dice Rajoy, es esperpéntico per se. Si lo es, se tiene que poder criticar con la verdad. Y esa crítica es mentira.

Siempre lo mismo. Si Pedro Jota quiere ser mamporrero, o político, que se presente a las elecciones. Y en la redacción de Público, el que quiera escribir literatura, que se dedique a la ficción y deje el periodismo. Coño, ya.