Texto en español La Junta de Extremadura y el carné de pastor

Me llega al correo una noticia de noviembre de 2010. De... agárrense, Intereconomía.

La Junta de Extremadura exige titulación a los pastores

08:52 (01-11-2010)

Bajo la denominación del programa 'Cayado y zurrón', la CC AA quiere que pastores, como Gregorio Gómez Corchado, con más de 23 años de experiencia, tengan que formarse sobre como subir o bajar el ganado de un camión. Sin este permiso no pueden trabajar.


He reproducido el fragmento original, incluidas las faltas de ortografía.

Y esto es mentira. Lo parece, y además lo es.

Si uno busca por Internet más puntos de vista, no los hay; prácticamente todas las apariciones del asunto son reproducciones de esa noticia. No hay otra fuente. En foros, en Menéame, en todas partes.

Si uno escucha el audio de la entrevista, se da cuenta de que no es más que un supuesto periodista sonsacando a un incauto, haciendo preguntas capciosas y comentarios tendenciosos para cocinar otro plato al gusto de sus oyentes.

Sin embargo, no he encontrado ningún sitio donde nadie se plantee la veracidad de eso. En Menéame hay 14 comentarios, y todos se han tragado el plato sin reparo alguno y sin dejar ni las migas.

Basta buscar un momento en Google para ver que esos cursos del programa "Cayado y pastor", además de la empresa ACL, los dan organizaciones de agricultores como APAG-ASAJA o UPA-UCE. Es curioso que se presten a algo tan insólito, excepcional y humillante para el pastor, ¿verdad?

Lo que pasa es que el programa Cayado y zurrón no tiene NADA de obligatorio, ni de carnets, ni de otras películas. Es una oferta de cursos y un conjunto de actividades de modernización. Que a un agricultor le ofrezcan un curso sobre fitosanitarios, o a un ganadero un curso sobre normativa de transporte, no tiene nada de estrambótico (¡no sobraría que hubiera muchos más!).

Si a la empresa de ese pastor la han sancionado después de una inspección veterinaria... adivine usted cómo estaría la cosa, pero desde luego no fue porque sus empleados hubieran ido o dejado de ir a esos cursos.

Lo que haya de obligatorio en la manipulación de ganado es el resultado de aplicar normativa europea, la que aplican todos los países, y anterior al programa Cayado y zurrón.

Y no lleva más que unos minutos (esos que me ha llevado a mí pero se ha ahorrado ese insigne periodista) llamar a la Junta de Extremadura, donde un jefe de servicio me ha dado todas las explicaciones que le he pedido, a pesar de no ser yo más que un ciudadano particular de otra comunidad autónoma.