Texto en español Tomás Moro

Tomás Moro fue un pensador del siglo XV-XVI. Habló de un lugar llamado Utopía, que a mí, sin embargo, no me resulta particularmente deseable. Pero eso es lo de menos.

Un llamado centro jurídico Tomás Moro denunció a Diego López Garrido por malversación y prevaricación, por haber firmado, como Secretario de Estado para la UE, subvenciones para una fundación (Alternativas, se llama) de la que supuestamente era patrono. Garrido salió en televisión dando unas explicaciones: entre otras cosas, que ya no era patrono cuando accedió al cargo de Secretario de Estado, porque dimitió por carta.

Luego pude oír a alguien que hablaba en nombre de ese centro jurídico. Como no sé muy bien qué es esa entidad, voy a su página web y dicen que sus fines son:

la defensa de la dignidad de la persona, de la familia y de los derechos humanos, y en especial la protección del derecho a la vida del nasciturus y del embrión humano.


No acabo de ver la relación entre esos fines y esta peculiar dedicación litigante, pero en fin. El representante dijo más o menos que Garrido mentía, entre otras cosas porque en la página web de la fundación seguía figurando como patrono con fecha nosecuántos, y que la carta no valía pa nada, o era falsa, o yo qué sé. Me pone los pelos de punta pensar que el becario que mantiene la página, o el administrativo que gestiona determinado proceso de dimisión, sean los que tengan en sus manos si una acusación de prevaricación y de malversación tienen base o no. La lista de patronos tiene como una cuarentena de personas, para hacernos idea de la importancia que puede tener ser patrono de eso.

Esa Fundación Alternativas parece que viene a ser una especie de FAES del PSOE. Por otro lado, eso de actualizar la página web era un argumento ridículo. A mí, en su momento y a falta de más datos, esto me dio la impresión de que la cosa fue "aprovechando un resquicio tonto, vamos a tocar los cojones a la Fundación Alternativas y a Garrido".

Lo hicieron, y el juez ha venido a decir que la acusación era una milonga; no sólo es que no tengan razón, es que es "temeraria", y les condena al pago de las costas. (Centro jurídico, se llaman... Pues vamos bien.)

Esto no es nada nuevo. Es una táctica política muy simple: echar mierda, venga a cuento o no. Lo han hecho con López Garrido, pero también con El Gran Wyoming, con la clínica Isadora, con Luis Montes, con cualquiera que investigara los casos de corrupción del PP, con el sistema SITEL, con la supuesta persecución policial contra el PP, y no digamos con el 11-M con el ácido bórico, la Orquesta Mondragón y tantísimas otras cosas... O aquello de que los ministros del PSOE eran todos iletrados. Acusaciones que no sólo son falsas, sino que son estúpidas, puras invenciones delirantes, y así se demostró en todas ellas. Pero da lo mismo, para los ciudadanos que están deseando creer esas patrañas el poso queda. Si busca uno los argumentos de la oposición en las dos últimas legislaturas, y va quitando las sandeces, queda bien poco (tristemente, a fe mía).

Ahora el centro Tomás Moro pide pasta: 6.000 €. En la petición de donativos no se menciona el guantazo en toda la boca que les ha caído, no se menciona la sentencia, ni se explica qué pasó. Sólo se dice que ese dinero hace falta para continuar las acciones (apelarán, supongo).

Supongo que la utopía es esperar un comportamiento democrático y responsable de gente como esta.