Texto en español Lo sé de buena tinta: ni el bachillerato tienen

Un amigo con el que suelo tener muchas discusiones sobre cómo arreglar el mundo dijo el otro día que según tenía entendido una de las ministras del gobierno actual sólo tiene el graduado escolar.


Con él (firme partidario del sufragio censitario o, como mucho, ponderado) ya he discutido muchas veces que un título universitario no dice más que lo que pretende decir. Que bien podría haber una ministra, y ser la mejor de la democracia, que no hubiera ido a la universidad ni hecho el bachillerato. El título es una herramienta para hacer un trabajo, y muchos trabajos pueden hacerse con herramientas diversas (mi amigo debería saberlo mejor que nadie; en una ocasión intentó arreglar unas tuberías heladas por el expeditivo método de encender una hoguera debajo. Ahora que lo pienso, quizás sus ideas políticas puedan explicar esa afición a encender hogueras. Em, estoy divagando. Basta ya de imaginármelo con hábitos y una antorcha en la mano. ¡Stop!). Pues eso, que firmar un proyecto de ingeniería requiere la titulación adecuada, pero para representar al pueblo que te ha elegido se te legitima en las urnas, no en ninguna universidad (no, ni siquiera siendo privada), y un gobierno tiene como misión ordenar la convivencia, no resolver integrales.


Dejando eso aparte, incluso aceptando entrar al trapo, me sonó a bulo losantero, y le pregunté que cuál ministra. No supo decírmelo, pero sí sabía que había alguna y que era una mujer.


Entonces perdí cinco minutos en la Wikipedia (eso que pocos periodistas o votantes hacen) y si los datos son correctos (que no necesariamente lo son, claro), tendríamos que:


  • Carme Chacón: Doctora en Derecho.
  • Cristina Narbona: Doctora en Ciencias Económicas.
  • Elena Salgado: Ingeniera industrial y Licenciada en Económicas.
  • Elena Espinosa: Licenciada en Económicas.
  • Mercedes Cabrera: Doctora en Ciencias Políticas y Sociología.
  • Magdalena Álvarez: Doctora en Economía.
  • Fernández de la Vega: Doctora en Derecho.

Si mi amigo estaba pensando en la ex-ministra Trujillo, es doctora en Derecho.


Es decir, que de un gobierno de iletradas sin bachillerato, que es la fantasía clasista de algunos, pasamos a un gobierno con un 75% de doctoras y 100% de tituladas superiores (una por partida doble), que al parecer es la realidad.

Luego pude confirmar que sí, que mi infalible olfato no falló; mi amigo cree recordar que se lo oyó a Losantos. A mí es que la ficción me gusta más en novela, pero sobre todo me gusta distinguir cuándo estoy consumiendo ficción y cuándo no.

Y este es el que quiere sufragio ponderado. Uno que tiene título universitario, y escucha a Losantos y se lo cree. Cualquiera sin graduado escolar pero con dos dedos de frente sabe de qué va la cosa...

5 comentarios:

ALMU dijo...

Muchas gracias guti.... Que fácil es atacar a las mujeres y que dificil encontrar a alguien que las defienda.
Para cuando una crítica razonada a una mujer política?
Luego, toda´vía los hay que dicen que no hace falta Ley de Igualdad...

Anónimo dijo...

almu, me parece que la crítica no era por ser mujer, si no por no haber hecho ni el bachillerato (aunque luego resultase ser, si la wikipedia no miente, mentira)

Guti dijo...

Ciertamente, no sé si me expliqué bien; mi amigo no dijo (aunque no descarto que pudiera hacerlo) nada sobre que fueran mujeres, lo dio sólo como dato identificativo, como quien dice "el ministro ese calvo me han dicho que tiene una querida".

Yo en realidad no las he defendido; sólo he buscado hechos. En este caso, se han defendido solas. Pero yo no las defendería por ser mujeres. Me importa un bledo si lo son.

Creo que se trata de eso, al fin y al cabo, ¿no?

ALMU dijo...

Las críticas que en política se hacen a las mujeres y a los hombres son muy diferentes de unos a otras.
A las mujeres se les critica su delgadez, su peinado, que si están por la cuota y por ello se presume siempre que no tienen la capacidad necesaria.
A los políticos les criticamos por lo que dicen, por las medidas que aprueban o por aquellas decisiones que no toman. Ese discurso en raras ocasiones se realiza a una mujer.
Eso era lo que quería decir. Y me alegro Guti, de que ta haya salido una defensa sin quererlo. Claro que debería de importarnos un bledo sin son mujeres u hombres. Pero el hecho es que todavía sigue habiendo diferencias.

Guti dijo...

Las críticas que en política se hacen a las mujeres y a los hombres son muy diferentes de unos a otras

A veces sí, desde luego. Pero creo que no se puede generalizar. La última vez que "defendí" a un ministro de la acusación de no tener estudios suficientes fue a Corcuera...

Por otra parte, el grueso de las críticas que yo he oído sobre ministras en esta legislatura (Vogue aparte) fue por el ejercicio de sus funciones, o por su carácter, pero no por cuestiones "femeninas": Magdalena Álvarez, Trujillo...

Pero bueno, quien mire con malos ojos a un representante político por ser mujer es estúpido, simplemente. Así que si surge la ocasión no dudes que "las defenderé", si puede decirse así.