Testu n"asturiano Tiquismiquis

Siempres tuve en contra de que hubiera cruces y biblies y coses de relixón cuandu un funcionariu públicu (que eso son pa mí los ministros) xura'l cargu. Y en dalguna discusión dízseme que soy un tiquismiquis, que qué mas dá, que ye cosa de tradición, que ye decoración namás. Pero yo toi en contra dafechu.

Agora, falando de otru asuntu, que ye la presencia de crucifixos nes clases de les escueles públiques (toi en contra), hai quien se agarra a que haiga crucifixos cuandu xuren los ministros. Eso val de argumentu (cree el que lo diz) pa decir que tamién tien que haber crucifixos nes escueles.

Vamos, que al final nun yera yo tan tiquismiquis nin diba tan desencamináu. Hai coses que hai que faceles bien. Un estáu laicu ye laicu, por dientro y por fuera. Y así, cada ciudadanu pue creer no que quiera, y dedicar el so tiempu a dir a les ilesies si quier, o non, ensin que naide lu moleste por lo uno nin por lo otro.

Si la Hestoria nun nos lo enseñó, ye que tamos un pocoñín cegaratos.