Texto en español Juan Velarde, cartón piedra

Como estoy de vacaciones acabo de ver el programa presentado por Pepa Bueno. Hablaban Juan Velarde y Nicolás Sartorius. Velarde es una persona que me resulta notablemente antipática por razones que no vienen al caso, y pensé en apagar la televisión. Pero preferí escuchar lo que tenían que decir los dos. Al fin y al cabo, de algún sitio le vendrá el prestigio a este hombre. De Sartorius no tenía nada concreto que objetar.

Lamentablemente, se confirmaron mis prejuicios. Velarde es en primer lugar alguien que ni se expresa con mucha claridad ni dice nada realmente interesante. Creo que es básicamente un listillo, que cree que a base de citar a diestro y siniestro autoridades, estudios y fechas convence (pero eso está peligrosamente cerca del fraude científico). Sin embargo, cuando le citan a Indro Montanelli:

Los listos viven de los tontos, y los tontos de su trabajo.


Lo desprecia diciendo que son "frasecillas de literato que en economía no sirven para nada", cuando en esa frase hay más verdad que en todo lo que probablemente pueda escribir Velarde sobre economía en toda su vida. No quiero comparar a Velarde con Montanelli... pero con cuatro frases que le he leído al segundo he aprendido más que con todo lo que he visto al primero pulular por unos y otros pesebres.

Otra cosa estomagante es cómo en realidad todos los economistas (él entre ellos) sabían lo que iba a pasar (cómo no). Y también los esfuerzos patéticos de Velarde por hacer notar, con enorme vehemencia y aspavientos, que en España hay una crisis morrocotuda sin relación alguna con la crisis exterior, una propia que era fácil de arreglar hace cuatro años pero no ahora. El porqué de que fuera fácil hace precisamente cuatro años, pero no seis u ocho, se lo guarda.

Otro momento lamentable se ha producido cuando un periodista de la mesa le ha preguntado precisamente por eso de los cuatro años que se le escapó, y le dijo con toda soberbia y malas maneras que él ya lo había dicho en 2002 y que le enseñaba todos los documentos que quisiera (cuando esa no era la cuestión) y que por tanto "a mí no me haga esa pregunta".

En fin, que citas aparte no ha dicho más que vaguedades, aparte de mostrar su mala educación. Pura fachada y puro ego, y no me explico por qué le siguen la corriente. Quizás la cita de Montanelli le enfadó porque se dio por aludido.

A su lado, Sartorius ha sido educado, correcto, concreto, divulgativo. Se puede estar o no de acuerdo con lo que dice, pero es que dice algo. Velarde es cartón piedra.

1 comentario:

María dijo...

Con todos mis respetos, el salense Juan Velarde está más para sopitas y buen vino que para prodigarse públicamente.
El puro ego sería interpretable como una muestra más de demencia senil; apuntando en la ochentena, no estaría mal si no fuese más un rasgo de caracter que propio de la trayectoria vital.
Vivir de rentas a esas edades no es cuestionable, y menos en España, qué le vamos s hacer. En fin, a mi también me resulta antipático.