Texto en español Cómo hacer un muro de piedra, paso a paso (II): Cimentación y encofrado

Anterior: Preliminares
Siguiente: Subiendo p'arriba

Seguimos con nuestros pinitos arquitectónicos. Es conveniente cimentar un poco el muro, no que descanse tal cual en el suelo; así que prepararemos una zanja de unos 20 cm de profundidad. Aquí la finca está bastante más alta que el camino, así que en las fotos se verá una altura mayor en uno de los lados. Huelga decir que el suelo, en este caso, es casi totalmente llano, pero si pretendemos trabajar en una ladera, la cosa seguro que se complica...

Total, que después de retirar las piedras y dejar sin casa a millones de caracoles y ciempiés, cavamos un poco, y nos queda algo así:



Esa zanja la iremos rellenando con piedras y hormigón. Si tenemos piedras grandes que poner, es mejor ponerlas en la base y antes de encofrar, porque el muro será más sólido y de todas formas no podremos manejarlas bien para ponerlas desde arriba. Además, es bueno que entren un trozo en el suelo, así que mejor las grandes abajo. Al no tener el encofrado, hay que poner un poco de atención para que queden en su sitio bien alineadas...



¿Cómo rellenamos el interior de la zanja? Pues echamos una capa de pedruscos...



...y espolvoreamos hormigón por encima.



Luego podemos asentar el hormigón que hemos echado, dando golpes con un rastrillo para que penetre bien. Y más de lo mismo hasta que se rellene la zanja.



En este ejemplo el murete tendrá 60 cm respecto al suelo de la finca; por eso por el lado del camino empezamos montando las piedras grandes, para subir ese trozo extra hasta llegar más o menos al nivel de la finca. Cuando tenemos la zanja más o menos rellena, y hemos puesto esas piedras grandes, podemos montar el encofrado. Hay que colocar los dos paneles paralelos, y unirlos con las varillas roscadas, pero entre los paneles (y cubriendo las varillas) deben ir los tubos. Cuando el cemento fragüe, sacaremos las varillas para el siguiente tramo, y los tubos quedarán dentro del muro. Este es el montaje que nos ayudará a colocar las piedras. En la foto hemos puesto cuatro varillas, pero bien se pueden poner las cinco.



Colocar los paneles cuesta cierto trabajo, y conviene dejarlos bien nivelados y seguros. Si se va a hacer un tramo horizontal, para eso está el nivel de burbuja. Merece la pena tomarse el tiempo necesario. Ojo, nuevamente, con las manos, los pies... que la gravedad sigue ahí, tirando de los tablones hacia abajo.

Las varillas roscadas que hemos mencionado tiene la ventaja de que se pueden utilizar para regular la altura del panel, si no puede descansar directamente en el suelo (como nos ocurre a nosotros en algunos tramos en este caso).



Y de momento vale, que si no quedan artículos muy largos. Otro día más.

Anterior: Preliminares
Siguiente: Subiendo p'arriba

3 comentarios:

luigi dijo...

Ye que abúrreme la hostia leer, y tengo yo un terrenuco ahí pa Salas...

¿Nun tendrás un poco tiempo y fáismelo tú ho?.

Si eso avísasme eh...

Hala, a seguir faciendo "fanja".

Hiroshige dijo...

Para casos como estos, una de dos: un diccionario de métodos constructivos romanos -opus incertum que te está quedando como dios- o consultar a alguien que ya lo haya hecho. Según vás, vas bien. Te sugeriría usar una plomada, que pese a que sean 60 centímetros, te veo apollando un madero para que no caiga.
Si necesitas consejo de mano experta, pregunta, que como digo yo, mi padre además de "acerero", "murió" en muchas partes, especialmente zonas de argallo y similares. Vamos que era un artista del muro antes de jubilarse ;-)

Guti dijo...

Luigi: nun sabía que teníes tierres, nin. Al final va resultar que sí yeres un buen partíu...

Hiro: De hecho, aunque no me acordé de mencionarlo (estas cosas no suelen tener copyright) no me metí en el berenjenal hasta que un compañero de trabajo, que es un máquina, me hizo una demo. Me atreví porque esto es prácticamente decorativo y poco más, que si tuviera que resistir esfuerzos, o midiese más que yo, ni de coña. Plomada no uso, pero vamos, el nivel lo tengo mareao :-) Tanto para las horizontales como para las verticales. Una parte del cierre ya cumplió un año sin caerse, lo cual casi es más de lo que yo esperaba...

Preguntarle a alguien como tu padre pa una cosa como esta sería como preguntarle a Ferrán Adriá cómo se hace un colacao, pero está bien saberlo, porque si me surge necesidad, no dudes que recurriré a los expertos :-)