Testu n"asturiano Aparentar tien más lletres que ser

Tengo rocea, en xeneral, a xulgar o criticar a naide pol so aspeutu. Sé que nun ye obligación de naide gustar a tol mundu. Y lo de la facha de caún y lo buena o mala que seya ye, de cutio, namás que cosa de gustos. Pero voy escribir del aspeutu, por dos motivos. Ún, porque magar ye cosa personal ya arbitraria, equí delles veces escribo coses personales ya arbitraries y de los mis gustos. Y dos, porque en dalgún casu nun escribo del aspeutu, sinon de la hipocresía.

Una cosa que nunca nun entendí ye por qué un modistu ye buenu cuandu fai ropa percara, y que nun-y sienta bien a cuasi naide. Pa mí, el meyor sastre ye el que ye quién pa vestime y dexame guapu, manque tenga barriga o les pates curties. Por eso non pescancio por qué les muyeres faen tantu casu a revistes como Vogue. De pasu, nun entiendo bien por qué les ministres se faen una foto cubiertes de pieles y fatiando con modelos percaros. ¿Paecerá-yos que asina tán más cerca del ciudadanu? ¿Paecerá-yos que por ser muyeres tienen que mercar ropa y salir en Vogue? Si ye asina, ya puen poner cuotes, que flacu favor-y faen al feminismu. Lo que tá claro ye que si te llamen de Vogue nun van sacate de chándal.

Otra muyer que nunca nun entendí ye Carmen Calvo, ex-ministra de cultura. Nun entiendo lo pesáa que se pon la xente cola "moda española". Y nun entiendo, además, por qué tienen siempres eses ganes de garrar lo más chillón, lo más fato, lo más estravagante, lo más llamativo, lo más feo. (Ya dixe que too esto, tá claro, ye el mi gustu namás.) Nun entiendo cómo se pue andar perehí d'estes traces. (Sobre too, na semeya a manzorga.)









Otra que tal baila ye Esperanza Aguirre. A diferencia de Carmen Calvo, que como ministra de cultura nun me gustó enxamás y no-y vi facer namás que tontáes, Aguirre nun me paecía mal de ministra d'educación. Que un ministru quiera que los gua.hes estudien más humanidáes nun sobra. Pero dempués, cuando ya la vi de presidenta de Madrid (pucherazu de por medio), y les coses que dixo y fizo, abrí los güeyos y vi qué clase de persona yera y qué clase de... ideoloxía defiende. Y dame dentera vela facer como que fai deporte, con esos traxes (que nun tienen ná que envidiar a los modelinos de les Vogueministres). ¿Comprarías-y un coche de segunda mano a daquién con esa sorrisa, o que de manera tan descarada fai como que ye lo que nun ye, y se esfuercia tanto por agradar a según quién y facese la foto? Yo, non.






Falando d'Aguirre, dalgún modelín d'ella tamién ye pa echá-y de comer aparte (nun llega al estremu de Calvo, por suerte). Pero vese que tan encantáes de enseñanos el traxe, que nun lu punxeron namás que pa eso, pa llamar la atención, pa facese les simpátiques o les orixinales o les atrevíes. Vese que tan disfrazáes. Y quieren que-yos riamos la gracia. Aparentar tien más lletres que ser.


Y pal final dexo lo peor. Lo del Vogue cenciellamente nun lo entiendo. Lo de Calvo paezme feo con avaricia. Lo de Aguirre paezme hipócrita y falso. Pero lo d'esta xente dame tristeza. Tengo respetu pola figura de Xesucristu, y si lu imaxino viendo esto, alcuérdome siempres de cuandu echó a los mercaeres del templu.


Y equí ta la novia, perguapa:


Agora mesmo nun me apetez falar en serio de lo que representa la Ilesia Católica'n España y de lo que demuestren tolos díes, nin analizar les sos contradiciones. Asina que vamos tomalo a broma. Nun pueo evitar una maldá pequeñuca, que espero que nun moleste a naide porque nun ye la mi intención. Tamos falando de aspeutu, y sé (y dixe) que nun ye importante, pero además si daqué pue resultar ofensivo pa daquién nun ye la broma que vien agora, sinon más bien lo que fizo Cañizares en serio y ta equí enriba (y muncho más otres milenta coses que fizo tamién en serio y que nun voi sacar agora.) Así que humor, por favor. A buscar les siete diferencies:


4 comentarios:

loki dijo...

"Y equí ta la novia, perguapa"

xDDDDDDDDD

Hiroshige dijo...

JAJAJAJAJA, lo de la novia x'DDDD
No me tires de la lengua, que me pongo religiosa x'DDDD

Que razón tienes con lo de que si te llama Voge... Pero es triste de cojones. Ahora sí, para modisto bueno el que pueda hacer que la vicepresidenta parezca guapa, chico, porque hay sí que queda claro lo de que "aunque la mona se vista de seda..." ¡Qué pedazo ferrote!

ALMUDENA dijo...

Bueno, bueno. Sacas un tema digno de una tarde en Lamuño.

Primero lo que estoy de acuerdo contigo, lo del Papa, hay que ver que presumido nos salió, lo malo es que no sólo rescata la estética del pasado... Alguna otra cosa también.

La crítica de la imagen de las mujeres políticas tiene un doble sentido. Uno el que tú dices, que es verdad, a veces se pasan de castaño oscuro en sus modelos, pero tiene otra crítica de ataque hacia la mujer. A nosotras se nos juzga de muchas maneras, por lo que hacemos y por la ropa con lo que hacemos. Los escotes, las minifaldas, y los "guardainfantes del siglo XVII, siempre la sociedad machista ha criticado a aquellas mujeres que se salen de la decencia o del camino marcado a nuestra invisibilidad. El feminismo reivindica un espacio para la mujer en la toma de decisiones y un espacio sin renunciar a nuestra femineidad o a nuestra belleza. ¿Hasta cuando una mujer para ser respetada tiene que tener la imagen parca (que conste que yo no la critico, que cada cual haga lo que quiera)de la difunta Loyola de Palacio? Si Trinidad Jímenez no era una buena candidata para Madrid, no lo sería por su chupa de cuero. Si Carmen Calvo no hizo una buena gestión, no sería causa de esos modelos imposibles y si Esperanza Aguirre es reflejo de la derecha más rancia de nuestro país no lo es por su "patriotismo madrileño" en el vestir.
De verdad, un poquitín de seriedad al criticar la acción de las mujeres. La igualdad la conseguimos entre todos y todas. Por cierto, Guti. Te propongo un tema, vamos a hacer el análisis estilístico de los políticos varones, yo creo que son unos aburridos.

Guti dijo...

Es verdad que da para una tarde en Lamuño, sí :-)

Empiezo por el final. No es que estilísticamente los políticos sean unos aburridos. Es que los hombres, en general, son (somos) unos aburridos gracias, en gran medida, a estos modistos tan competentes, que o fabrican faldas para hombre o trajes grises de chaqueta; sin término medio, sin una pizca de imaginación útil. O son unos artistas del copón o son unos enterradores.

Respecto a la cuestión de sexos, yo no la había sacado... Pero podríamos hablar de cuánto dio que hablar el simple hecho de que Evo Morales se pusiese ¡un jersey! Hubo muchos argumentos, pero no recuerdo que se plantease el debate en términos sexistas, como "hay que ver qué oprimidos y encorsetados estamos los hombres, cómo se nos discrimina por no poder acudir a los actos oficiales con modelos que se salgan mínimamente de lo protocolario, cómo se coarta nuestro estilo y qué fácil lo tienen las mujeres que pueden ir de todos los colores..." Lo mismo cuando González llevaba chaquetas de pana con coderas, o cuando las cambió por chaquetas de traje convencionales. Como no soy sexista, no presupongo que criticar un vestido sea criticar al mamífero que va dentro.

Lo más importante es aclarar que este artículo tiene una parte de crítica a la hipocresía o bien a la intencionalidad que se manifiesta vistiendo (no a la manera de vestir en sí misma), y también tiene parte de pura frivolidad, como digo. La pinta que tenía Carmen Calvo en la gala de los Max me parece absolutamente horrorosa, pero en ningún caso la he criticado como ministra por cuestiones estéticas. Ni como persona. (No sabría criticar a alguien "como mujer", porque no sé exactamente en qué consiste "ser mujer" biología aparte, ni qué hay que hacer para desempeñar bien ese papel.)

Por otra parte, creo que es un error identificar femineidad o belleza con Vogue o con Agatha Ruiz de la Prada, pero allá cada cual.

De todas formas, el análisis del estilo indumentario de nuestras autoridades masculinas (en general) es un tema interesante. Creo que un día de estos lo abordaré.