Texto en español Las guitarras más guapas del mundo (III): Art Déco

Estoy escuchando un disco que cogí prácticamente al azar. Y me quedé ahí colgado, escuchando esa música tan guapa. El saxofonista, Mobley, lo vale, claro. Pero vaya pianista. Vaya solo de batería. ¿Quién toca?

Pues es el Soul Station, de Hank Mobley. Lo busco, y el pianista es... Winton Kelly. Así cualquiera. Y la batería la toca... Art Blakey. Y el contrabajo... Paul Chambers. ¿Conoces una canción que se titula Mr. P.C.? Pues está dedicada a Paul Chambers. Chambers tocó en el Kind of Blue de Miles Davis, y Winton Kelly también tocó una. En fin.

Hacía tiempo que tenía yo abandonao el tema de las guitarras, y como en ese disco no hay guitarra, hay que compensar y es el día de ir a por más. Vamos a dar una vuelta por algunas estilo art déco. Ese estilo que, en los años 20 y 30 del siglo pasado, ofrecía, dicen, elegancia, glamour, funcionalidad y modernidad.

Grellier Metropolis

El art déco me chifla. Es una moda que tiene que volver. Y resulta que hay guitarras inspiradas en ese estilo, y basta ver la referencia a "Metrópolis" en el nombre. Aquí tenemos una, otra de nombre gabacho, con esa pala en escalera, esas incrustaciones tan propias del estilo, y esos agujeros orgánicos, tirando un poco a Gaudí. Una guitarra guapa, guapa.

Kunkel Art Déco

Esta tiene unas incrustaciones geométricas muy chulas, y los típicos escaloncitos: en las clavijas, en el puente. Y no hay que perderse las "efes", tan especiales. Me llamó la atención que parece que es una guitarra con dos pastillas flotantes, cosa que no se ve mucho, creo yo.


Kay Barney Kessel

Mira qué pasada. Esta guitarra no es tan elegante como las otras, es puro exceso. Pero si le gustaba a Barney Kessel, entonces vale. Mira qué pala, con dorados, con blancos... Mira qué incrustaciones, que no sé si son más art déco o pop art. Plástico transparente por todas partes (¡en las pastillas!), una forma bien rara, y la firma de Barney. Una guitarra así no te puede dejar indiferente. Vaya bomba.

Monteleone Radio City

Las guitarras Monteleone son legendarias. Hay una canción de Mark Knopfler que se titula, precisamente, Monteleone, y sí, está dedicada al tipo que las hace, John Monteleone.

Y aquí tienes juntas una mandolina y una guitarra: la Radio City.

Esto sí que es art déco. Escaloncitos por todas partes, en la pala, en el mástil, en el golpeador... Y esos triángulos que parecen rayos de sol, tan Metrópolis, de aquella época que prometía un gran futuro. No me gustan las guitarras muy planas, pero creo que esta lo parece más bien porque la caja es grande.

Ya me gustaría, por lo menos, probar una. Nótese que la de la foto es acústica, ni siquiera tiene pastillas.

Ojo, que esta guitarra existe incluso en color azul. Mira qué maravilla. Eso sí que es arte.

Monteleone Radio Flyer

Con lo preciosa que es la Radio City, yo creo que todavía me gusta más una prima suya más sencilla, la Radio Flyer. Unos pocos triángulos, una pala asimétrica... y por lo demás, una guitarra totalmente sencilla. No sé qué tiene, pero me encanta. Creo que anda por los 45.000$, así que por mucho que me encante sólo la voy a ver en foto.