Testu n"asturiano La OSPA en Cuideiru

El pasáu llunes 25 tocaba la OSPA (Orquesta Sinfónica del Principáu d'Asturies) na ilesia de Cuideiru. Gratis. Entráa llibre.

Llegué con casi una hora d'adelantu; la ilesia de Cuideiru nun ye mui grande, y nun quería perdémelo. Pero ye que podía entrase cuando quisieras; asina que ellí me quedé.

Prestóme abondo ver cómo entamaben a llegar músicos, cómo diben montando los instrumentos, calentando, afinando. Prestóme ver al percusionista calentando el primeru (nun marchó d'ellí hasta que tocó) y templando los timbales. Y a la arpista afinando'l arpa. Y a dellos vigulinistas. Cómo falaben, facíen bromes, cómo dalgunos llegaron mui ceo y otros un minutu enantes d'entamar.

Y lluéu vino el conciertu. Vaya maraviya.

Por un lláu, por les pieces:

Mozart - Tres dances alemanes, K. 605 (la 1 y 2, la 3).
Dvorak - Serenata pa orquesta de cuerda en mi mayor, op. 22 (5 movimientos: Moderato / Tempo di valse / Scherzo: Vivace / Larghetto / Finale: Allegro vivace)
Vaughan Williams - Fantasía sobre Greensleves (cosa más guapa...)
Zoltan Kodaly - Dances de Galanta

Siempres me presta ver una orquesta sinfónica nun teatru. Ye una esperiencia increíble ver cómo faen esa música delantre ún; cómo puen sonar toos xuntos d'esa manera, cómo sal esa música de tolos instrumentos y de nengún. Pero velos en Cuideiru foi diferente de tolo que viera na vida, porque ver la OSPA a dos o tres metros d'ún ye una oportunidá única.

Creyí que diba sonar mal (la acústica de les ilesies tien muncho eco), pero... al revés. Y al tar tan cerca, con ellos... podíes velo too, ver los sos deos, les cares, cómo se comuniquen, y cómo se ríen (¡!) al mirar unos pa otros mientres toquen. Podíes ver cómo-y cayó una fueya de la partitura al direutor al pasar páxina, y con qué rapidez el segundu vigulín la garró cásique nel aire y-y la punxo nel atril, ensin que se notara nin casi diera tiempu a velo. Podíes ver cómo se reía un percusionista, que al ponese de pies pa tocar el triángulu nuna de les poques veces que se toca esti instrumentu... siente que entama a tocar un reloxucu de la ilesia dando les nueve, que facía un son persemeyu al del triángulu, asina que el percusionista tuvo que tocar a un tempu mentantu el dichosu reló sonaba a otru. Podíes ver casi al alcance de la mano al direutor, Santiago Serrate, dirixendo la orquesta (y yo nun pude evitar alcordame tol ratu de Marcos, pensando que mui bien pudo él haber sío aquel Santiago Serrate, porque estudiar direición foi una de les milenta coses que-y pasaron por la cabeza).

Pueo escribir más, pero nun diba algamar nada. Foi increíble. Un luxu, la música y tolo que la alrodia.