Texto en español Turistas de la fe

Soy periodista.

Voy a escribir sobre una descomunal superchería.

Pero o bien por mis creencias, o las de los dueños del medio que me paga, o por simple miedo a los seguidores de la superchería, quiero que parezca que la superchería no lo es. Quiero que parezca respetable. Sin embargo, no quiero decir una mentira gorda.

¿Cómo lo hago?

Exactamente como hace D.O. en La Nueva España:

Turistas de la fe

[...] La Sábana Santa de Turín tiene para los científicos el mismo grado de autenticidad que el Santo Sudario de Oviedo. [...]


Lo que no dice D.O., aparte de su nombre, es que el grado de autenticidad referido es NULO. En los dos casos. Pero dicho así, quien quiera puede creer (y de hecho parece decirlo así) que los dos son "igual de auténticos", es decir, "autentiquísimos".

D.O. dice al principio que la sábana santa está "entroncada directamente con el Santo Sudario de Oviedo". ¿Qué narices quiere decir "entroncada"? Pues otra vez el que quiera leer entre líneas puede leer "vienen del mismo sitio", si le apetece.

Un maestro de la retórica, D.O.

3 comentarios:

darioa dijo...

Bueno, una cosa es cómo lo quiera presentar el periodista, haciéndolo parecer lo que no es.

Pero en mi primera impresión, la autenticidad científica del santo sudario (o "pañolón de Oviedo") sí que está demostrada.

Otra cuestión es el significado que se quiera dar a "autenticidad", claro. Pero sí es auténtico en el sentido de que parece que estuvo en Palestina y que envolvió la cara de un cadáver de alguien que murió crucificado, de pelo largo, barba y bigote, y además probablemente con pequeñas punciones en la zona de la nuca...

http://darioa.blogspot.com/2007/04/el-santo-sudario-en-el-auditorio-de.html

(y luego dicen que la fórmula 1 no sirve para nada :-))

Guti dijo...

Hummmm... Creo que la F1 no sirve para eso :-) Y creo que con el trapo de Oviedo nos toman el pelo exactamente igual que con el de Turín.

Como tengo varias cosas que decir, y además quiero hacer algunas indagaciones, te voy a contestar en el próximo post. Stay tuned.

Raistlin Majere dijo...

Justamente, hace poco leí cierto post en un blog:
http://chemazdamundi.wordpress.com/2010/03/30/un-ejemplo-de-manipulacion-periodistica-el-caso-shapp/
En él, pone el ejemplo de como el lenguaje, sin llegar a mentir se usa para desinformar. Según el autor, es un caso que se estudia en periodismo por lo ilustrativo que resulta.

Básicamente dice, que en una estratagema para hundir la reputación de una persona enviaron a un periodista a una rueda de prensa en la que le pregunto (sin tener nada que ver) "¿Ha estado alguna vez en una institución mental?" A lo que el aludido respondió con un escueto "No".
Los titulares al día siguiente fueron:
“Shapp niega haber estado en una institución mental.”