Texto en español Turistas de la fe (II)

A raíz de la entrada de ayer, un amigo comentó que la ciencia ha avalado la autenticidad del sudario de Oviedo. Al menos, parte de la autenticidad.

Y yo no me lo creo. No me creo la autenticidad de ninguna "reliquia" de esa antigüedad.

Primero: estamos tratando con gente que invierte la carga de la prueba. Se agarran a cualquier posible resquicio de verosimilitud, por improbable que sea, y les sirve, ya que ninguna evidencia es más improbable que las creencias de las que parten.

Segundo: cuando se habla de la autenticidad de esas supuestas reliquias, se alude a estudios hechos por "sindonólogos" (si se dedican a tal "disciplina científica"... no tengo más preguntas, señoría), miembros de la curia vaticana, centros de estudios sobre sábanas santas, y gente así.

¿Qué ocurrió en 1988, cuando examinaron la sábana de Turín científicos de verdad? Que varios estudios independientes concluyeron que esto era del siglo XIV. (Después, cómo no, enseguida apareció gente que juntara los pedazos que quedaban de la superstición y buscara explicaciones sobre por qué el estudio podía estar mal hecho, pero eso ya lo vimos con la cosmología geocentrista una y otra vez, y ya sabemos cómo funciona.)

Es una actitud muy común en los engañabobos de todo género. Por un lado, critican el método científico y sus deficiencias cuando les contradice. Por otro, intentan revestirse de credibilidad pareciendo científicos, aludiendo a títulos universitarios... mareando la perdiz.

Hasta este punto me basaba sólo en mi instinto. En prejuicios, si se quiere. Así que me puse a rascar un ratín en Google.

En el caso del forense que dirigió el estudio sobre el sudario de Oviedo, en particular, averigüé que es un tal José Delfín Villalaín. Se presenta habitualmente como catedrático de medicina legal de la Universitat de Valencia, y supongo que lo es. Allí me fui.

Comprobé que, aunque tiene una dirección de correo en el directorio de la UV, no figura como profesor en dicho directorio, y en los listados del Departamento correspondiente tampoco (cosa rara para nada menos que un catedrático).

En algún otro sitio he visto que lo presentan como profesor... de la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir, que no es exactamente lo mismo. Todo esto ya me pareció rarito. Y luego vi, con sorpresa, una vieja noticia, que habla de otra cosa, en la que sobre Villalaín se dicen cosas como esta:

Antes de iniciarse la confrontación entre los peritos, el abogado Jaime Sanz de Bremond, representante de una de las acusaciones, denunció que el perito José Delfin Vilialaín no es profesor de la Escuela de Medicina Legal, como pretende, aspecto que ratificó el director del centro, Bonifacio Piga, que es otro de los peritos que interviene en el juicio. [...]

Villalaín, quien participó en el caso Abneria [sic; en realidad es el Caso Almería] como perito de la defensa de los guardias civiles, mostró un carné de la Escuela de Medicina Legal firmado por el doctor Piga, que éste reputó como falsificado. A raíz del caso Abnepía [sic], Villalaín ya fue denunciado por presunta usurpación de funciones.


No sé, aparentemente ha dirigido tesis doctorales, y actuado como perito muchas veces, y supongo que tiene el título que dice tener. Pero la cosa es, cuando menos, muy, muy, pero que muy escamante. Algún matiz hay aquí. Esa usurpación de funciones no es del todo un invento, ya que incluso motivó una pregunta en el Senado.

Respecto a su capacidad crítica y científica (que viene a ser lo mismo), de ser cierta una cita que vi sobre una entrevista concedida a un periódico, este forense creería firmemente que el trapo de Turín es auténtico, vamos, que envolvió el cuerpo de Jesucristo. Yo lo he visto dar por ciertos los evangelios como fuente, en una entrevista a Villalaín (colgada en Libertad Digital, que no sé si será peor que si lo estuviera en Cuarto Milenio). Lo entrevistaba... nada menos que César Vidal, que como punto de partida da por hecho cierto la resurrección de Jesús y toda la historia católica. Tirando del hilo, parece que Villalaín es miembro del Opus Dei.

¿En quién crees, en el "centro español de sindonología" o en Nature? Yo creo en Nature. (Y ni siquiera me hace falta postular su infalibilidad). El resto me parece una sarta de patrañas. Científicamente, no es otra cosa.

¿Se puede demostrar que un trapo cubrió la cabeza de un cadáver que murió crucificado? Sólo por hacer una afirmación tan osada, niego la mayor.

3 comentarios:

darioa dijo...

Pues tengo que decir que a mí me convenció su autenticidad. Al menos a partir de los paneles con gráficos y fotos explicativas.

Autenticidad no en el sentido de que haya cubierto la cabeza de Jesús de Nazaret, obviamente. Pero sí de que cubrió la cabeza de un cadáver de alguien con pelo largo y bigote, que murió por edema pulmonar, etc. De la datación del paño tampoco se decía nada.

Pero sí, al congreso en cuestión probablemente asistieran pre-dispuestos a creer que se trate de Jesús de Nazaret. Y la tribuna no es la misma que la de Nature, claro.

Rose Holiday dijo...

Guti...¿¿pero de verdad hay quien pierde el tiempo y el dinero en investigar semejante gilipollez??
¿¿en que me beneficia a mí como ser humano,como ciudadana de a pié,como ,pongamos que no es el caso,católica aférrima..que se haya encontrado el dichoso trapo??

En fin...será que hay pocos realities,telenovelas y basura en la información que ahora les dá por alimentar las almas hambrientas de "morbo" religioso...

¿Esto que ye pa que no se hable de lo de la pederastia,por ejemplo?

Guti dijo...

Autenticidad no en el sentido de que haya cubierto la cabeza de Jesús de Nazaret, obviamente.

Pues de eso se trata, ni más ni menos. Eso tan "obvio", para la mayoría de la gente, queda en un segundo plano; se les olvida que "obviamente"... EL TRAPO ES FALSO.

De la datación del paño tampoco se decía nada.

¡Pues estamos listos! Entonces ¿por qué no dicen directamente "este NO es el sudario de Cristo", y no es más que un trapo que cubrió un cadaver vete a saber de quién y vete a saber cuándo?

Si la exposición era como dices, creo que todo este asunto es pura y simple MALA FE. Se actúa intentando engañar al personal, callando los hechos más importantes y dando resonancia a los secundarios.

Aparte de que visto el historial del sujeto, visto lo sospechoso de tantas cosas... los paneles pueden ser perfectamente falsos. Sí, siente uno reticencias a admitir que estén mintiendo con tal descaro, pero ¿qué hay más descarado que presentarse con un carnet falso en un juicio por asesinato, teniendo delante al tipo que se supone que te firmó el carnet?

He mirado la lista de publicaciones académicas de Villalaín, y no he visto ninguna sobre asuntos sabaniles. Otro dato curioso.

Rose: lo del morbo religioso es muy, muy anterior a las telenovelas. Por otra parte, a mí me parece estupendo que se investigue, porque buscar la verdad merece la pena. Lo que me indigna es que se monten engaños y medias verdades. Si sale que el trapo no es, pues NO es.