Texto en español Cine mudo

Pues vamos a reflexionar un poco sobre el cine mudo. Un motivo más para que algún anónimo me llame pedante.

Hoy en día tenemos a nuestro alcance más cultura, posiblemente, que en cualquier otro momento de la Historia. Las obras de arte están ligadas al momento en que se producen, pero hoy tenemos facilidades para disfrutarlas libres de ese corsé. Algunas nos cuesta más entenderlas y tenemos que documentarnos un poco, pero a cambio podemos verlas desde la distancia, cosa que no podían hacer sus coetáneos. Y el cine mudo me parece un caso interesante.

Me gusta el cine mudo, y eso tiene no poco de rareza en una época en que muchos no tragan ni películas en blanco y negro, ni siquiera si se las colorean. Y algunas de las reservas que se suelen plantear al respecto son estas:

El cine mudo está superado y muerto. A mi juicio, eso equivale a decir que la fotografía quedó superada como forma de arte cuando surgió el cine (imagen en movimiento) o que la música orquestal usa violines porque no había instrumentos amplificados eléctricamente. Es cierto que las formas artísticas surgen en un contexto con determinadas limitaciones; quizás no habría habido películas mudas si hubiera existido el sonoro desde un principio. Pero también es cierto que en esas formas artísticas se desarrolla un lenguaje con un valor propio, y que la llegada de avances técnicos abre nuevas posibilidades, pero no arruina el trabajo hecho.

Viendo el cine mudo con cierta atención, se percibe que en él hay limitaciones hoy superadas, pero también toda una forma de narrar historias que sigue siendo válida. Las películas actuales siguen teniendo momentos mudos. Y es una lástima que no se aproveche más lo que se aprendió en aquellos años, porque hay recursos realmente útiles desarrollados entonces. La delicadeza, la elipsis, el guiño al espectador... Que el ketchup sepa más fuerte no significa que el tomate fresco sea inferior.

Casi todo es cine cómico, y no tiene gracia. Este es un error muy común y especialmente injusto. Hay mucho cine cómico, ciertamente. Muchos de los actores provenían del mundo del vodevil, y tenían que entretener a su público en pequeños escenarios, en locales de uso muy diverso, en ráfagas cortas, comprensibles y entretenidas. Y transplantaron su talento al cine. Pero en muchas películas cortas de Chaplin hay tanto de emoción o de melancolía como de humor... y no digamos en las largas. Quien en El chico o en Luces de la ciudad vea sólo los tortazos es que no se ha fijado bien.

Aparte de eso, el humor sí que va ligado a una época. Pero incluso siendo así se puede admirar la habilidad acrobática y los reflejos de estos actores. Hasta para recibir un tartazo hay que saber no cerrar los ojos antes de tiempo, y muchos de nuestros actores son incapaces de algo tan elemental. Chaplin, Keaton, Harold Lloyd... han grabado escenas (sin dobles) en las que la habilidad, la fuerza o la expresión corporal son superiores a las que aparecen en películas actuales. En serio. Ben Affleck en su puñetera vida ha sido ni será capaz de hacer en una pantalla ni la décima parte de lo que hace cualquiera de estas estrellas olvidadas.

El aspecto y la sobreactuación son patéticos. Bueno, es cine mudo hecho en los años diez o veinte del siglo pasado. No se puede negar. Hay ciertas licencias o ciertos gustos fruto de la época que están ahí. Pero tenemos que ser capaces de abrir nuestros gustos o ver más allá de esos anacronismos. En caso contrario, no tienen ningún sentido Bach, ni Mozart, ni Las meninas, ni el Quijote, ni Herman Melville. Hay películas de acción o de enredo actuales (bueno, de hace poco) que no tendrían nada que contar simplemente si existieran en ellas los teléfonos móviles.

No sé si se siguen haciendo hoy en día largometrajes mudos (nótese que el propio término largometraje o película tienen sus raíces en tecnologías obsoletas) porque no abunda el cine que no sea estrictamente comercial, pero sería interesante verlo. En cualquier caso... los videoclips mínimamente trabajados son, a su manera, cine mudo.

8 comentarios:

Hiroshige dijo...

Hombre, tener gustos distintos de los habituales no es motivo de pedantería. Yo más bien se lo llamo a toda esa sarta de espejismos que se tienen por gente culturizada porque dicen gustar de tales o cuales cosas que son lo más "in" del momento... intelectuales de pacotilla.

Yo también disfruto con el cine mudo. Me encanta Méliès, me río y sobresalto con Buster Keaton e indudablemente hay largometrajes que son verdaderas obras de arte. No porque se diga que la Trilogía Revolucionaria de Eisenstein fue una obra de arte voy a decir que me guste pero sí reconozco que surgiendo en el momento en que surgió fue una revolución comunicativa... Prefiero "Asalto y robo de un tren" o "Haxan, historia de la brujería" que te recomiendo que veas si no lo has hecho ya. Para ser de la época, el maquillaje es sobrecogedor...
Y.. bueno, quien te diga que la mayor parte son comedias, es que no leyó nada sobre el tema en la vida: tengo entendido que el 90% de lo que se hacía era material pornográfico mudo que se exportaba fuera de Europa. Qué cosas.

darioa dijo...

Otra ventaja del cine mudo es que se puede seguir en versión original bastante bien. No hace falta doblarlo. Si acaso traducir los carteles, y normalmente hasta sin ello se sigue bastante bien.

Hasta unos niños pequeños lo pueden hacer. El otro día por casualidad ponían La Quimera del Oro y los míos se descacharraban igual.

Se ve que las cosas buenas aguantan bien el paso del tiempo y punto.

Alejandro dijo...

Hola Chuti!

Ante todo mis disculpas por no haber ido hoy a verte, pero sinceramente, se me olvido por completo.

Conozco a un director Checo que tiene alrededor de cuatro películas todas ellas sin un sólo sonido. Hablamos ya de cine un poco más crudo cercano al "arte contemporáneo", no recuerdo ahora mismo su nombre, pero ya te lo pasaré. Por otra parte tengo que decir que son demasiado crudas (bueno sí, aburridas) para mi gusto, pero coño! son interesantes.

Por cierto has de busca a David Nebreda...

Un abrazo querido tío!!

Guti dijo...

Hiro: no creas que soy ningún forofo o he visto mucho cine mudo, pero supongo que eso no es lo importante para apreciarlo. He visto El acorazado Potemkin o El nacimiento de una nación, y no niego que cuesta un cierto esfuerzo porque no estamos acostumbrados a esas temáticas o enfoques. También es verdad que es mucho más fácil acceder al cine cómico que al porno de los años veinte :-) que, confieso, sé que existe pero nunca he visto. De Chaplin sí que coleccioné vídeos en su día.

Darío: has dado en el clavo, y ese no deja de ser un aspecto especialmente interesante. Contar historias de modo que se entiendan sin palabras puede tener una influencia enorme, mucho más allá de la limitación técnica. El cómic es una forma completa de arte, y que el papel sea estático no es una simple limitación, sino una "invitación" a desarrollar convenciones artísticas nuevas. La quimera del oro ha envejecido inmejorablemente, está claro...

Alejandro: No te preocupes, no era obligatorio :-) Lo que pasa con esas películas es que no es fácil tropezarse con ellas, aunque Internet está contribuyendo a dar a la gente la capacidad de elegir (que no todo el mundo quiere tener). Aviso a navegantes: si sois fácilmente impresionables, NO busquéis cosas sobre David Nebreda. Es interesante, pero según para quién, esas fotografías (auto-torturas, flagelaciones y cosas así) pueden resultar muy, muy duras y son muy explícitas.

César Álvarez dijo...

Guti: "Contar historias de modo que se entiendan sin palabras puede tener una influencia enorme, mucho más allá de la limitación técnica."

La novela gráfica "Emigrantes" de Shaun Tan lleva este concepto al extremo. No solo no aparece una sola palabre en todo el texto, sino que evita deliberadamente cualquier referencia cultural para conseguir una historia totalmente universal que puede ser entendida por cualquier persona del mundo.

Mensaje a parte, os recomiendo que la "leáis", especialmente los que no están habituados a "leer" este típo de cómics, porque te hace valorar realmente est tipo de arte "alternativo".

Guti dijo...

César: Muchisísimas gracias por el apunte. Me muero de ganas de leerlo, porque tiene pinta de ser una obra maestra. Me temo que tendré que pedir un préstamo interbibliotecario, pero lo haré.

(Curiosamente, en la Biblioteca de La Granja de Oviedo figura catalogado como "monografía infantil"... ya se sabe, si tiene dibujitos es infantil. Ja.)

Anónimo dijo...

pues quien diga que el cine mudo esta muerto no tiene demasiado que decir...la quimera del oro seguira haciendo gracia cuando las novedades de hoy sean anacronicas.
un saludo desde salas.

Hiroshige dijo...

Yo que no trago a Chaplin! Siempre me pareció un poco "cabrón" en sus películas cómicas...