Texto en español Crossroads

Crossroads es muchas cosas. Para empezar una peli de guitarreo en la que al parecer sacan a Steve Steve Vai, que mantiene un duelo guitarrero con el prota, aunque en realidad Vai tocó las dos partes del duelo. No la he visto, pero quizás sea una peli pasable, no sólo porque Ry Cooder también toca, sino porque Ralph Macchio, el prota, tiene que haber hecho un esfuerzo interpretativo fuera de lo normal. Aparte de que es evidente que se ha currado el movimiento de las manos para que sea creíble que toca él (la cara es otra cosa), hay que tenerlos cuadraos para hacer como que tocas la guitarra (cosa que ya es bastante humillante) derrotando en duelo al tío que tienes delante, cuando resulta que lo que estás tocando lo grabó él.

Hay otro mogollón de pelis tituladas Crossroads; por ejemplo una en la que la prota es Britney Spears. Tampoco la he visto, y la ponen como un pestiño, pero yo creo que no debe de ser tan mala, porque tengo entendido que Spears no intenta cantar en ella. Vale, sí intenta actuar, pero una película en la que una vez que sale Britney Spears no canta tiene que dejar a uno tan buen sabor de boca como una en la que toca Ry Cooder. Además, ganó varios premios: dos de la MTV, uno de ellos a la actuación de Britney, y otros dos anti-oscars, uno de ellos a la actuación de Britney, además de nominaciones varias. Bueno, supongo que es una película que no te deja indiferente, cualquiera que sea tu capacidad craneal.

Crossroads también es el título de un notabilísimo disco de Tracy Chapman, aunque desde luego no es el mejor.

Hay otros mil discos Crossroads (y, evidentemente, la canción de Robert Johnson), y un festival con ese nombre, que por cierto organizó Eric Clapton, que por cierto lo hizo para recaudar fondos para el centro de desintoxicación del mismo nombre que por cierto fundó él mismo (ay, cocaine, cocaine) en una isla del Caribe (normal, a ver quién coño necesita drogas para escapar de la realidad cuando la realidad es una isla del Caribe). Recientemente se hospedó en ese centro Britney Spears, sólo durante un día, lo cual al parecer no le sirvió para desengancharse de sus cosas pero sí me sirve a mí para cerrar este círculo de inigualable erudición y demostrar hasta qué punto el mundo es un refrito obra de un guionista revenido y sin ideas.

El Crossroads que motiva este artículo es un disco recopilatorio de Eric Clapton (quizás el guitarrista más recopilador de la historia). Yo iba a jugar un partido (sí, también se emplea esa expresión cuando chupas banquillo) en autobús, y lo recuerdo como si fuera hoy (aunque no me acuerdo con seguridad de dónde era el partido, pero quizás en Salamanca, el viaje más largo que había hecho en mi vida). El autobús era de dos pisos, y tuve la suerte de pillar sitio arriba, encima del conductor. No era estar encima del conductor lo que me hacía ilusión, sino tener delante un parabrisas para mí solo, y ver el paisaje de Castilla (no, no es ironía; bueno, esto sí). Y en mi comecocos escuchaba dos cintas de 90 en las que estaba el Crossroads. Tuve mucho tiempo para ello.

Y lo cierto es que me impactó bastante Eric Clapton. Disfruté mucho de aquel viaje musical. (De la paliza que nos cayó después, de aquella rueda de calentamiento en la que todos los jugadores del equipo contrario hacían mates, no disfruté demasiado, pero en el partido de vuelta casi, casi, nos los cepillamos, vieron la muerte de cerca, estaban mucho más fondones pero, no sé cómo, se las habían arreglado para conservar la misma estatura.)

Bueno, a lo que iba. Que me pareció parcialmente justificada esa leyenda alrededor de Eric Clapton. Pero ahora, muchas horas de música después, aunque sigo queriendo a este hombre, me despierta sentimientos contradictorios.

Primero, porque lo mejor de Crossroads es lo que grabó con Cream en primer lugar (que es, por cierto, menos bluesero y más hippie), y en segundo lugar, con Derek and the Dominoes. Y mejor aún cuando no canta él (como en la gran White room, que creo que canta Jack Bruce y le pega mil vueltas a la mayoría de los gorgoritos de Clapton).

Segundo, porque en su carrera en solitario alterna con singular insistencia discos agradables como Slowhand o Reptile o Unplugged con otros que me parecen un fracaso total. Por cierto, me toca las narices que la gente llame Unplugged a discos que se han grabado con más electricidad que la que se consume en la Feria de Abril. Mira, Eric, si quieres fardar de unplugged intenta explicárselo a este tipejo, del que tendré que hablar algún día (y eso que en ese vídeo está muy tranquilito, que si se pone en plan te come vivo).

Tercero, porque aunque Clapton me parece un músico respetable, me sonroja bastante cuando se tira (no sé si él o su discográfica) el rollo bluesman. Aquel anuncio en el que salía llorando un bluesman negro... daba vergüenza ajena. He visto figuras de Lladró con más sangre que Eric Clapton para cantar blues (y no, no es cuestión de razas, sino de que cada individuo tiene sus limitaciones, yo qué sé).

Bueno, no sé. Guardo mis vinilos de Slowhand y Layla and other assorted love songs como oro en paño, me encantan algunas canciones de From the cradle, pero lo cierto es que muchos de los discos de Clapton han envejecido mal. Aparte de que como guitarrista... es bueno, pero no tan bueno como pensaban aquellos de la pintada.

Hala, ya lo he dicho.

9 comentarios:

El Aprendiz dijo...

Uy uy uy uy... Meca meca meca... Uy...

Clapton es uno de los músicos que más me gusta y de los pocos cuyos discos puedo escuchar sin problema (no es como Mike Oldfield, que hay discos que pa qué).

Quizás mi unión a Clapton tenga tanto que ver con la música como con los recuerdos que tengo asociados a él (y que ya comentaré en mi blog, no en este blog llevado por barrabás :P). Pero su manejo de la guitarra me parece maravilloso.

Te has ganado que te quite de la lista de felicitaciones de Navidad.

¡Ale! ¡Ale!

¡Ah! ¡Y la culpa de la bolsa de suspensos es solo de los malos profesores! ¡Y cualquiera puede ser profesor! ¡Y el 11M es cosa de ETA!

Eso por meterte con Clapton.

Esfer dijo...

Aprendiz, tranquilu hombre xD. Seguro que estás así por haber renunciado a tu vida social para acabar la carrera :-P.

Tienes bastante razón en lo que dices Guti. Clapton Chronicles creo que era uno de los que vendían como ultra-mega-hiper-blues y da bien de asco xD.

Claro que con tanta recopilación de tantas cosas que hizo, es difícil que no haya hecho cosas "de lo mejor". Mi recopilatorio favorito, que un verano casi se enciende la cinta de tanto escucharlo, es el Cream of Eric Clapton... y sí, las mejores puede que sean con Cream... quizá "I feel free" antes que "White Room" para mí ;-).

Guti dijo...

Me está bien empleao, Aprendiz :-) Me lo merezco. Y lo del 11-M, además, se acabará sabiendo, no te quepa duda XD

Pero bueno, no me expresé bien del todo. Ya digo que sigo queriendo a este hombre (y créeme, es bastante difícil para mí escribir una frase como esa, que a mí los tíos con barba no me han gustado jamás; tengo entendido que hasta pinchan y todo). Sigo siendo uno de sus devotos. Y se me olvidó poner en el post una cosa que tenía pensado: que hay que escuchar el Crossroads entero, al menos una vez.

Lo que quería decir es que cuando vas abriendo horizontes ves que hay guitarristas más versátiles, y que en la carrera de Clapton no todo son aciertos o canciones para recordar; como en el manga, hay relleno. Pero que quede claro: hay gente que, una vez ha alcanzado determinado listón, ya no tiene que demostrar nada, y aunque reste puntos a veces, el cómputo global sigue sin moverse. Clapton es uno de ellos. Aunque de aquí a su muerte (ojalá lejana) hiciera cagada tras cagada, seguiría siendo "Clapton y punto". El artículo lo escribí mientras escuchaba discos suyos (y por placer, no por ambientación ni paparruchas de esas).

Me hace gracia que nombres a Mike Oldfield, porque me pasa algo muy similar con él. Ha hecho discos que me parecen bastante malos. Pero una vez que uno está en el Olimpo, de ahí ya no se le destituye. Por mucho relleno que haga, no va a "des-grabar" Tubular Bells, ni Ommadawn, ni QE2, ni Islands, ni Crises, ni Platinum... Así que soy cerrau de Mike Oldfield.

Sergio dijo...

Vistu esi post, ties de visitar "Alambre de espinas", de mi querido amigo Pablo:

http://alambredeespinas.blogia.com/

Y la pena ye que nun fales italiano, aunque imaxino que, como la mayoría de los hispanoparlantes lu entenderás bastante bien, ties de echa-y un gueyu tamién a Blackblog FrancoSenia, del mi amigu Franco de Florencia:

http://francosenia.blogspot.com/

Gracies por la vuestra atención,

Sergio

Sergio dijo...

¡ Eso, eso !

- La culpa de las bolsas de suspensos ye toa en exclusiva de los malos profesores, y Guti el primeru, y voy face-y el favor de no recordar que fue el toro que mató a Manolete.

- Casi cualquiera puede ser profesor ( yo lo intenté y paezme que pueden todos menos yo xD )

- El 11-M lu cometió ETA, aporto pruebas irrefutables en:

http://yporqueno.blogia.com/2007/103101-busco-investigador-privado-por-supuesto.php#comentarios

- Y Clapton no tien ni p**a idea de tocar la guitarra

Saludinos a tos y a toes,

Sergio ( acusica )

Anónimo dijo...

eres un guitarrista patético y te atreves a comentar de esta forma los discos de Clapton. Cállate, anda.

Guti dijo...

eres un guitarrista patético y te atreves a comentar de esta forma los discos de Clapton.

Sí, vale. Entonces, nunca nadie va a poder comentar nada nunca jamás sobre el fútbol profesional, ni decir si le gusta o no un cuadro. Es más, yo soy un guitarrista patético (y a mucha honra), pero a menos que tú mismo toques mejor que yo... ¡no tienes derecho a decirlo! ¿Es así tu argumento? Menuda bobada.

Aparte de un guitarrista patético (mira, buen título para un blog) soy admirador de Clapton. Pero Clapton no me parece el mejor en todo lo que hace. Y punto.

Cállate, anda.

No.

Anónimo dijo...

Bien.
El problema es que ningún gutarrista decente se permitiría hacer los comentarios que haces, en el tono que los haces.
Tu comentario no es sobre música (eso, por supuesto que es libre. sólo faltaba). Tu comentario pretende ser técnico cuando hablas de la parte grabada con Cream y la otra, reescribiendo textos de otra gente sin citarlos, y usando expresiones como "música bluesera" o "música hippie". Igual que cuando hablas de tensiones en acordes, o de solos de Charlie Parker. El problema no es opinar de música. El problema es ser un pedante, y pretender saber más de lo que se sabe. O sea, ser un enterao. Por cierto, si toco el arpa mejor que tú la guitarra ¿ya te puedo rebatir, o no? Tu ignorancia, y tu prepotencia no tienen límite.
A ver si porque todos los comentarios que no filtras sean de gente que traga tus rollos de copy/paste vas a pensar que engañas a alguien.


Ala, a leer un poco y a vacilar a la playa.

Guti dijo...

Anónimo, te repito que no soy un guitarrista decente (en ninguno de los sentidos). La única comparación que he visto aquí entre Clapton y yo... la has escrito tú.

He leído otra vez mi artículo, y es que no acabo de entender qué te parece tan irrespetuoso con Clapton. Y ¿qué tienen de técnicos mis comentarios? Madre, si decir de un disco que me suena hippie o bluesero es lo menos técnico y más vago que se me ocurre...

Respecto a las citas, en mi blog NO hay copy/paste, porque las gilipolleces de cosecha propia me salen a borbotones. Por curiosidad, ¿de dónde supones que he copiado?

Sobre el arpa: pretendo decir hace rato, precisamente, que me puedes rebatir aunque no toques ningún instrumento. Ejemplo: "Pues a mí todos los discos de Clapton me parecen insuperables, y tú tienes los gustos en el culo". Viene a ser lo mismo que he hecho yo. Por cierto, creo que nunca he filtrado un comentario; son bienvenidos todos los que leen mis chorradas, aunque sea para provocarme.

Yo creo que me has interpretado mal; escribo sobre las cosas que aprendo u opino, no sobre cosas en las que dicto doctrina. Te sugiero que vuelvas a leer todo mi blog para hacerte una composición de lugar más precisa. Estoy convencido de que tú y yo podemos llegar a ser grandes amigos, en cuanto me conozcas un poquito más. Esta agresividad tuya viene, sin duda, de un lamentable malentendido. Pero bueno, no es un mal comienzo, porque el roce hace el cariño, dicen. (Todo esto suponiendo que no seas un amigo mío que me está tocando las narices, que candidatos, haylos.)

(Por cierto, y hablando de cosas más interesantes, ¿de verdad tocas el arpa? Cuenta, cuenta.)