Texto en español Una oposición, quiero

Me da hasta pereza. Pero en fin, pa esto está la terapia de escribir en un blog.

Vaya sarta de memeces que hay que tragarse cada día.

Manipulación. El PP, a través de un tal Alejandro Ballestero, se queja de que TVE manipula de manera descarada. Y lo que le parece un ejemplo palmario es... cuando se confunden de imagen o de cartelito. Quizás Alejandro Ballestero piense que alguien más que él se había dado cuenta, o recordaba, o había cambiado de opinión a causa de, tales nimiedades. Ahora hemos reparado en ellas, pero sólo gracias a él. Si esa es la manipulación más evidente y peligrosa que ha encontrado... pues nada, será que TVE es la campeona de la ecuanimidad en comparación con las demás. ¿Qué pensará este hombre cuando escuche la COPE, o vea Telemadrid (que digo yo que lo hará)?

Himnos y banderas. Otra obsesión del PP últimamente es poner letra al himno, y jugar con las banderitas o banderisísimas (esto no es nuevo). ¿Cómo es eso que dice siempre Rajoy? Ah, sí: "lo que de verdad preocupa a los españoles", "los problemas reales de los españoles", y todo eso. Coño, cómo vamos a estar sin letra en el himno. Y además que salga el Rey. Lo cual significa que España o es monárquica o no es. La imposición de una forma de ser no es nada nuevo, tampoco, en este grupo. Pero ciertamente los españoles normales, decentes y demócratas estábamos preocupadísimos por estas cuestiones, que son las que nos quitan el sueño.

Menos impuestos. Sin embargo, parece que el PSOE reduce los impuestos para aviones y yates privados, merced a una ley que pretende proteger el medio ambiente. Ya, ya sé que es una contradictio in terminis, y también una contradicción flagrante con el supuesto ideario de un partido de izquierdas. Eso me recuerda aquella obra maestra de La Mandrágora, cantada por Javier Krahe: Tú mucho partido, pero / ¿es socialista, es obrero? Sin embargo, nadie pone el grito en el cielo (bueno, para ser exactos, ha tenido que ser El País).

Ayudas iguales para todos. El famoso cheque-bebé, en concreto. No he oído casi nada sobre progresividad. No he oído que se ayude más a quien lo necesite más, salvo la distinción esa de los 3.500 €.

Promocionamos la ciudadanía a base de faltar. Sobre esto ya he escrito.

Educación. La formación de la moral o la conciencia corresponde sólo a las familias, y no al Estado, dicen los obispos, porque les molesta que se hable de derechos humanos; curiosa postura en quien imparte impunemente clases de religión en la escuela pública y pone el grito en el cielo cuando se les explica que creer es voluntario. En contraste con esto... el velo es peligroso en las escuelas, dice Rajoy, y opina que la Generalitat ha cedido a un chantaje permitiendo a la niña esta ir con el trapo en la cabeza; para él (y probablemente para mí también) la Generalitat debería haber sido firme haciendo cumplir las normas acordadas previamente en el centro. Pero entonces, ¿echará la bronca a los que están planteando incumplir directamente la ley con la asignatura de ciudadanía?

Bueno, ¿qué oposición hemos tenido durante esta legislatura? ¿Qué bagaje de control al Gobierno presenta? Pues sencillo: negar el resultado de unas elecciones (primera vez que ocurre), culpar al Gobierno entrante de ser autor directo y por ello encubridor de los asesinatos (primera vez que ocurre), culpar al Gobierno de ceder (y otros miles de cosas) en una supuesta negociación con ETA y ser amigos íntimos de los terroristas (primera vez que ocurre), plantear la existencia de atentados como condición necesaria para aceptar como legítima la política antiterrorista del gobierno (primera vez que ocurre), manipular y utilizar a las víctimas del terrorismo como arma arrojadiza electoral (primera vez que ocurre), plantear la objeción de conciencia respecto a una asignatura centrada en los derechos humanos y la constitución española (primera vez que ocurre) al tiempo que sus representantes en Europa presionan para que en la Constitución Europea se incluyan referencias concretas al cristianismo. Todo ello, todo, sin el menor fundamento. Ninguno. No se puede negar que han sido dos cosas: innovadores, por haber hecho cosas que nadie había hecho antes, y creativos, porque además se lo han inventado todo de la nada. Sin embargo, no dicen nada respecto a los miles de cosas que supongo que sí habría que controlar o criticar. ¿Por qué? ¿Debemos pensar que el PSOE lo ha hecho todo bien?