Texto en español Querido Anónimo

Querido Anónimo: Has dejado algunos comentarios bastante contundentes, aunque de momento voy a referirme a los que has puesto aquí. Estoy bastante harto de crispación, de griterío sin venir a cuento, de acusaciones gratuitas, de falacias, de insultos, de descalificaciones. Estoy muy harto de que los de siempre generen inquina y problemas donde no los hay, y estos últimos años he tenido ya suficiente. Así que voy a tratarte como te mereces.

Es decir: con escrupuloso respeto. A ver si rompemos este círculo de mala leche de una bendita vez. Recuérdalo: escrupuloso respeto. ¿Podrás hacerlo? ¿Serás capaz de indignarte cuando alguno de tus políticos preferidos, aun defendiendo argumentos que te convencen, lo haga de forma irrespetuosa? ¿Seremos capaces de estar en desacuerdo sin darnos de hostias? Por mí no va a quedar.

No sé quién es el autor de esas cosas que pones, pero ya he leído anteriormente argumentos similares de gente que, sí, está "más preparada que yo y en mejores cargos". Pasan dos cosas, querido Anónimo. Una, que nunca he valorado a la gente por el cargo que ocupa, porque la dignidad no viene con el cargo, como muchos creen, sino que se gana; cuando uno ocupa un cargo su contador se pone a cero, y lo único que tiene por delante es trabajo para demostrar que merece estar ahí con los hechos, no con el nombramiento. Y dos, que se pueden decir muchas sandeces estando "preparado". Yo soy doctor, ingeniero y profesor de universidad, pero si hablo de cebos de pesca vale más no hacerme caso, porque no tengo ni puta idea. (Y la ignorancia sería la falta más leve; no hablemos ya de quien tenga intereses, o puras opiniones personales sin fundamento que disfraza de verdades científicas cuando no lo son.)

Verás, la casa en la que me crié no estaba precisamente politizada, y pocas habrán tenido menos relación con ningún nacionalismo a excepción del español. En lo referente a la lengua, mi padre y mi madre no se esforzaban por hablarme en asturiano; si acaso, más bien se esforzaban por hablarme en castellano, que era (eso les habían dicho, como tantas otras cosas) "hablar bien". Simplemente, llegaban hasta donde podían llegar. Y resulta que el asturiano es el único idioma que jamás he estudiado en asignatura ni curso alguno. El pretérito perfecto que acabo de usar en la frase anterior sí que lo aprendí en los libros, porque nadie de mi familia ni de mi círculo de amigos lo habría usado.

Lo que quiero decir con esto es que tus autores pueden (faltaría más) desmentir la existencia del asturiano, decir que es un invento, y todas esas cosas. Hay revisionismos para todos los gustos y colores. Pero en esta materia, en lo que se refiere a mi relación con el asturiano, soy una autoridad inapelable, y nadie puede engañarme: yo estaba allí. Lo vi. Me crié así. Lo que sé de asturiano lo sé porque lo vi a mi alrededor, en gente apolítica que no se preocupaba de banderas ni naciones, sino en llegar a fin de mes y que sacáramos buenas notas. Puede venir César Vidal en forma de paloma hablando a través de una zarza ardiente a decirme que el asturiano es inventado, que lo único que hará es el ridículo (aunque con esos efectos especiales merecería la pena verlo, las cosas como son). No acepto que nadie me diga que he elegido aprender un asturiano inventado como seña de identidad política, sencillamente porque es mentira, y no hay nada más que hablar.

Dices que escribir en asturiano es una falta de respeto por mi parte. Celebro que al menos no consideres que falto al respeto a potenciales lectores cuando escribo en francés o en inglés, cosa que deja fuera a quienes no conocen esos idiomas (quizás la mayoría de mis pocos lectores). Pero sobre todo lamento profundamente que consideres que te he faltado al respeto; más aún cuando en la cabecera de este blog, de manera permanente, hay un cartelito en el que me ofrezco a traducir todo lo que creas que puede interesarte y no entiendas. Con mi tiempo, con mi dinero, con mi trabajo y sólo para ti. Me entristece que habiendo hecho todo lo posible para que mis visitantes se encuentren cómodos, y estando dispuesto a trabajar para facilitarles la lectura, se sientan, aún así, ofendidos. Francamente, no sé qué he hecho mal. Lee, si te parece, las "normas de uso" del blog, y dime qué te resulta ofensivo, en qué te agredo.

Respecto a mi ideología, Anónimo, desconozco por qué crees conocerla, cuando no la conozco ni yo. Con barata no sé si te refieres a que he pagado poco dinero por ella, o a que me han pagado poco; pero en cualquier caso, ambas cosas serían para mí motivo de orgullo si de ideología se trata. Eso sí, en lo de filoaberchale (corrijo: si lo que escribes es castellano debes escribir filoaberzale) siento decirte que estás en un error morrocotudo. No albergo ni la más remota simpatía por el nacionalismo radical, y menos aún por el vasco. Revisa tu cadena de deducciones, porque en algún punto te has equivocado.

Yendo a lo concreto de esos "apuntes" que me dices que lea, me parece que estamos más de acuerdo de lo que crees. Estoy totalmente contigo en que no quiero imponer a ningún ciudadano el uso del asturiano. Si consideras que escribir tu diario privado (en este caso cuasi-privado) en asturiano, ofreciendo además explícitamente traducir cualquier comentario al español, francés o inglés (que ya me parece que es ir bastante más allá de lo que exige la cortesía), es una imposición... pues te ruego que me lo expliques.

¿El asturiano no es una lengua hablando jurídicamente? Estoy en desacuerdo. No lo es de facto para el gobierno autonómico asturiano, aunque sí legalmente, y además lo es según convenios europeos, de rango superior, que España ha ratificado... Creo que hay un problema legal que hay que solucionar, efectivamente. Eso de que "no genera derechos", sin embargo, es una falacia; el uso de la propia lengua es un derecho fundamental, reconocido por acuerdos internacionales, y si la legislación autonómica no lo protege suficientemente el error no es de la lengua, sino de la legislación. Es como decir que si una legislación local no reconoce el derecho a la integridad física el individuo no tiene derecho a la salud; más bien creo que habría que cambiar esas leyes.

¿Asturias es una sociedad castellanohablante? Creo que ese 100% es un tanto audaz. En cualquier caso, no es sólo castellanohablante. Podemos decir que Asturias es 100% vegetariana, ya que todo el mundo tolera la ingestión de vegetales, pero dudo que eso sea un argumento para que a partir de ahora la fabada no pueda llevar compango, ¡ni siquiera de manera opcional!

Respecto a tu último comentario sobre la realidad, te invito yo a ti a que aceptes que tu realidad no es la única que hay en Asturias. Si vives en Oviedo, quizás sea que te has creído (como tanta gente) que lo que ve cuando sale a Uría es la única realidad que existe. No seas nacionalista cerril, hombre, amplía tus horizontes. ¿Cómo era? Ah, sí: el nacionalismo se cura viajando, o leyendo. (No quisiera parecer prepotente, te ruego que lo entiendas como una broma con un fondo de verdad.)

Finalmente, quiero hacerte tres ruegos:

- Que estés alerta para rechazar esa mezcolanza de conceptos que a veces nos cuelan sin darnos cuenta. Ni hablar asturiano es ser nacionalista asturiano, ni hablar asturiano equivale a querer imponer el uso del asturiano a todo el mundo. Yo, por lo menos, no quiero.

- El segundo ruego es que, efectivamente, cites la fuente de los "apuntes" que pones. Me gustaría leerlo entero si está disponible en algún sitio.

- El tercero es que salgas del anonimato, aunque sea con un nombre ficticio (no es mucho pedir, ¿no?). Malamente vamos a poder seguir con estas interesantes conversaciones si no podemos identificar tus comentarios, aparte de que estás jugando con ventaja, porque yo me expongo aquí con pelos y señales. Yo creo que no tienes de qué avergonzarte, y aquí eres bienvenido.

Sinceramente tuyo.

P.D.: Y al resto de mis lectores, mis disculpas por este ladrillo, cuyo tamaño sí que puede que les ofenda...

12 comentarios:

Mafias dijo...

No solo no ofende, sino que resulta incluso de utilidad. Yo por ejemplo hoy he aprendido que la adaptación al castellano es aberzale, sin la 't'. Pensé que te habías colado con un 'typo', pero después de buscarlo veo que no. Curioso :)
Respecto al contenido del post, sabes que me opongo firmemente a la (co)oficialidad del asturiano, pero desde luego me tengo por más tolerante que el anónimo. Creo que el "asturiano" que nos venden -porque lo quieras o no, nos lo venden- no me representa ni lo más mínimo, y que la diversidad dialectal es tan grande que en ciertos casos tendría más sentido aprender gallego que asturiano. Al fin y al cabo, en Ibias seguramente se parezca más a cómo se ha hablado allí siempre.
Aunque mi postura se ha "desradicalizado" un poco desde que discuto contigo de estas cosas, sigo pensando que hacer oficial el asturiano, más que darle derechos a unos pocos (relativamente), es imponernos a muchos algo que no queremos. Obligarme a hablar asturiano para poder optar a un puesto en la administración creo que es abusivo, existiendo un idioma hablado por el 100% de los asturianos escolarizados (que espero que ese número vaya convergiendo al 100%) que es el castellano.

Siguiendo con tu símil; vegetariano es aquel que _sólo_ come vegetales, así que obviamente el 100% de toda Asturias no es vegetariano. Eso sí que ha sido una aseveración audaz ;)
Si acaso, herbívoro, vale. Aún así, si yo no quiero comer verde, ni que en mi carnicería/pescadería se venda verdura, que venga el gobierno a decirme que "hay gente que come verdura, así que o la vendes o no te dejo tener la carnicería" me parece un poco absurdo. Si me pierdo a los clientes vegetarianos es mi problema. Se lo que estás pensando, en la Administración no vale "perder clientes". Respecto a eso, demonios, quedamos antes que casi casi el 100% de los asturianos puede comer carne, aunque fuese poquita y con desgana (al contrario que verduras, que solo las prueban menos de la mitad, por buenas que sean). No estás todo el santo día yendo a la Administración a comer, ¿no puedes hacer un esfuerzo y tragarte ese día ese escalopín? ¿No es más fácil que decir "¡pues es mi derecho inalienable comer sólo prao, así que traédme a un verdulero ahora mismo!". No se, lo veo como una cuestión de practicidad, y de dónde acaban tus derechos y empiezan los del resto. Aunque tengamos el tema ya muy manido, me apetecía decirlo, ya que dedicabas un mensaje a la polémica :P

Javi dijo...

Una pequeña correción sobre la frase siguiente:

(No quisiera parecer prepotente, te ruego que lo entiendas como una broma con un fondo de verdad.)

En castellano, al contrario que en inglés, las frases que van entre paréntesis deben cerrarse FUERA de ellos. Es decir, que deberías terminar la frase con paréntesis+punto y no al revés.

Un saludo.

Guti dijo...

Hola, Mafias.

La diversidad dialectal la veo, como sabes, como una cuestión importante, que va en segundo lugar después del respeto al idioma. Un idioma nunca ha sido un convenio total y absoluto establecido por anticipado, sino que fluye, se fusiona, y los acuerdos se van sedimentando con el uso. Y cuando el ámbito de vida de la gente cambia, y de estar en su aldea pasa a circular por toda la región o ver la tele, es lógico que al principio nos llamen la atención las diferencias.

Respecto a la Administración, también hemos hablado a veces: hay muuuuchas soluciones. Es cuestión de organizarse y querer buscarlas. De todos modos, creo que un funcionario tiene suficientes ventajas en la vida como para que a cambio de esas ventajas acepte... ¡formación gratuita dentro de su horario laboral! (menudo castigo). Y lo digo yo, que soy funcionario. Estoy en deuda con la sociedad.

Sí, puedes pedir a los clientes de la Administración que se aguanten y se coman el escalopín. En esas estamos ahora mismo. Lo malo de eso no es que nos lleve a que un ciudadano un día determinado transija con guardarse cuatro palabras en asturiano (que podría no ser tan grave, estamos de acuerdo) sino que globalmente de facto eso conduce a la desaparición del asturiano.

Si esa desaparición no te parece preocupante (y sé que no) es un punto de vista que respeto (era el mío hasta no hace mucho, mira si lo entiendo). Lo bueno es que, además, puedes estar tranquilo, porque llevas las de ganar. Toda la "imposición" que yo he llevado hasta ahora a la práctica es escribir algunos artículos de blog... y ya ves, hay gente que se escandaliza. Me parece bien vigilar que se evite todo eso de la obligación y el purismo, pero también es cierto que hay quien ve más fantasmas de la cuenta.

Guti dijo...

En castellano, al contrario que en inglés, las frases que van entre paréntesis deben cerrarse FUERA de ellos. Es decir, que deberías terminar la frase con paréntesis+punto y no al revés.

Pues se agradece muchísimo, porque de hecho lo hacía así y lo empecé a hacer al revés porque me parecía más lógico, pero sin haberlo buscado en ningún sitio :-) Así que volveré al redil.

Lo dicho, me hace mucha ilusión que me corrijan cosas de esas. ¡Gracias!

boronat dijo...

yo soy de los que no tiene ni puñetera idea de asturiano, pero que está a favor, con matices, de la oficialidad.

el caso es que es un derecho del hablante: se trata de que un asturiano-hablante pueda comunicarse con la administración en su idioma. y si para eso tienes que aprender asturiano para ser funcionario, pues no lo veo ningún drama.

en cataluña tienes que aprender catalán porque tienes que poder atender a los catalano-hablantes en su idioma, ese es un derecho que se les reconoce, que está por encima de tu derecho como funcionario a no aprender catalán.

en asturias creo que no estamos en la misma situación que en cataluña, así que habría matices.

Miguel Herrero dijo...

Pedazo post. No tengo palabras para expresar lo que me ha gustado leerlo. Y mira que puede que sea una cosa que ni me va ni me viene, pero cuando las cosas se hacen bien, se nota.

Respecto a los anónimos, que es un tema típico en los blogs, lo único que puedo decir es que la mayoría se quedan sin argumentos y se van. O por lo menos, si no se les alimenta.

Puede que posts como éste en otros blogs dieran pié a que el anónimo consiguiera al fin la atención que busca. Que se le dé de comer al 'troll'. Sin embargo, pocas veces ví comida más sabrosa. Y esperemos que el anónimo sepa apreciarla también.

elhefe dijo...

Yo creo que...el Asturiano es nuestra cultura.Y como tal deberíamos conservarla.Yo no sé nada de Asturiano, pero me gustaría aprenderlo. Si es verdad que en se habla distinto según la zona donde estés, pero también el castellano se habla diferente según donde vivas.No entiendo del tema mucho y es mi más humilde opinión, pero lo que viene de nuestros antepasados y ha perdurado hasta ahora, nos caracteriza y nos hace especiales a los demás creo que no lo debemos dejar de lado.
Muy bien hablado Guti.

Esfer dijo...

Creo que ya discutimos varias veces de esto en algún foro y al final llegamos a una especie de consenso ¿no?.

Creo que la realidad y el futuro del asturiano pasa por usarlo, como tú haces en tu blog; como se hace en mi casa o como hacen mis amigos. El asturiano existe, aunque muchos renieguen de él.

Creo que nunca te había felicitado por escribir en asturiano pero, al igual que en castellano, lo haces genial. De hecho creo que algunos de tus artículos no me habrían gustado tanto si no estuviesen en asturiano. Enhorabuena.

Javi dijo...

Y lo mismo respecto a las frases entrecomilladas: el punto final va después de las últimas comillas; ídem si la frase acaba en coma.

En resumen, que una frase no puede acabar en ." ," .) ,)

Te dejo dos blogs que tal vez te interesen:
* Patada al diccionario: http://www.casdeiro.info/patada/
* Las palabras de la tribu: http://romera.blogspot.com/

Un saludo.

Guti dijo...

Muuuchas gracias por los comentarios favorables (y por los desfavorables; al fin y al cabo los de Anónimo me han dado pie a escribir un rato, que es de lo que se trata aquí).

Aprovecho para aclarar que yo no quería la oficialidad, pero he visto que son los propios "rechazantes" de la misma los que plantean una cuestión de todo o nada. Muchos dicen que no hace falta la oficialidad, que con la ley de protección basta y sobra. Pero luego, cualquier tímido intento choca con el muro de: "A mí no me digas nada, que no es oficial y no hay nada más que hablar". Pues vale, pues oficialidad. (Con matices, sí; con muchos matices, estoy con Boronat).

Respecto a cómo escribo yo en asturiano, me falta muchísima práctica, me falta mejorar mucho. Para eso empecé el blog :-) Me alegro de que de vez en cuando surja por ahí algo aceptable de toda mi verborrea.

Y Javi, muchas gracias de nuevo por tus indicaciones y tus enlaces. Intentaré acordarme, y claro que me interesa el asunto (¡y mucho!). (Es algo grande que una persona enseñe cosas a otra sin más, sin cobrar nada a cambio, sin pedir derechos de autor).

Samoano Feliz dijo...

Me ha impresionado muchísimo esta respuesta. De cómo a partir de un comentario claramente ofensivo, has creado un texto tan respetuoso, agradable y tolerante. Has logrado en mí una profunda reflexión. Hoy me había puesto furioso, pero me has hecho ver las cosas de otro modo. Sólo quería darte las gracias y presentar mi más profundo respeto y gratitud hacia ti.

Pike dijo...

Hombre, no sabía yo que la ciencia y los científicos se caracterizasen por apelar a autoridades inapelables, mucho menos por basarse en la experiencia individual. Esa afirmación denota un psicologismo pueril en tu concepción de las disciplinas científicas (la filología o cualquier otra) y más basada en el romanticismo que en la ciencia. En cuestiones filológicas, tienes muchas lagunas. Más valdría callarse, en algunas situaciones.

En lo de faltar al respeto, pues, la verdad, patadas a la lengua de Victor Hugo le das unas cuantas, es de sonrojo, eso para algunos puede resultar una falta de respeto. Pero desde la pedantería pseudointelectual que preside tu blog, no sorprende.