Texto en español Zorras y pajarracos

Se ha levantado bastante polvareda por una sentencia. Nos han inundado con titulares y rasgamientos de vestiduras afirmando que, según un juez, llamar "zorra" a una mujer no es un insulto si se usa para referirse a un animal astuto.

Algunas feministas andan un tanto despistadas. He oído muchas veces el argumento ese: "ah, si a una mujer la llaman zorra la están llamando puta, y si a un hombre lo llaman zorro lo están alabando como alguien astuto". Y, claro, ahí se ve la injusticia terrible de esta sociedad machista y patriarcal, y todo eso.

Entonces, por un lado, pretenden que la RAE "cambie acepciones" de las palabras, demostrando una ignorancia supina sobre la misión y atribuciones de la RAE. Sin embargo, cuando llega el momento de aplicar realmente, en la realidad práctica de los actos y no en el lenguaje políticamente correcto, sus propios postulados, se escandalizan y se niegan en redondo. Se quejan de que "zorra" signifique "puta", y se quejan si se usa "zorra" para otro significado que no sea "puta".

Resulta que si uno lee realmente lo que dijo el juez, a mi modo de ver tiene toda la razón. Al parecer, lo que se grabó en una conversación telefónica fue al acusado diciendo esto:

Dile a tu madre que va a tener que ir como las zorras, mirando por la calle para adelante y para atrás, porque en cualquier momento la voy a matar.


El juez sostiene que ahí no ha llamado "zorra" a la mujer. Y si no se me ha olvidado el castellano, es verdad. De hecho, es posible que sea lo único razonable que se dice en la sentencia, en el resto de la cual no voy a entrar. Pero resulta que un chulo miserable y prepotente amenaza de muerte a una mujer a través de su hijo, y los titulares y los comentaristos y las comentaristas de lo único que se ocupan es de esa tontería, en la que además se equivocan.

Es más; luego vi que, de hecho, la abogada de esta mujer está de acuerdo con lo que digo.

Por otro lado, subiéndose a este carro ha habido otra polémica. Como Dolores Cospedal ha salido ahondando en que a ella lo de las zorras no le gusta, los socialistas de Castilla-La Mancha han seguido con las discusiones semánticas, porque supuestamente Carmen Casero, diputada del PP y vicepresidente primera, llamó "pajarraco" a Barreda, y el PSOE se indigna.

Por lo visto, lo que se dijo fue:

El faisán de Rubalcaba ha dicho a los pajarracos del nido socialista que salgan todos en desbandada a hablar de las mentiras a las que nos tienen acostumbrados, en primer lugar Barreda.


A mí estas palabras me parecen, en su conjunto, inaceptables y faltonas. Ahora bien; por desgracia, están en la línea de lo que se tolera y cultiva en medios parlamentarios. En el Senado o el Congreso hemos podido oír, con vergüenza ajena, cosas infinitamente peores y de mayor bajeza. En esa frase hay metáforas pajariles sobre unos diputados, pero también los están llamando directamente "mentirosos". Y resulta que sólo les ha llamado la atención la parte metafórica. Te pueden llamar "mentiroso" a la cara, pero "pajarraco" no. Curioso.