Texto en español Por qué la religión nos infantiliza

El otro día peroraba yo sobre ser adulto, sobre lo que diferencia a los adultos de los niños, y me parecía que era asumir la realidad, afrontar nuestros propios asuntos.

Y me parece que la religión es infantil, o que nos infantiliza, o que se aprovecha del infantilismo que ya tenemos, como se quiera decir. Nos hace dar la espalda a la realidad, y de dos formas distintas.

En nuestra vida pasan cosas, y sobre algunas no tenemos absolutamente ningún control. Pero la religión nos ofrece ilusión de control sobre las cosas que nos superan. No estás indefenso, no estás solo; la Tierra es el centro del Universo, tú eres el centro del Universo, la Creación se hizo para ti, el que la controla te escucha, las cosas pasan por una razón, no te preocupes que el asuntillo de después de tu muerte ya lo tenemos arreglado. No es que lo controles directamente, pero casi.

Sobre algunos aspectos de nuestra propia vida sí somos nuestros dueños, sí nos corresponde tomar decisiones en esas cosas pequeñas. Tenemos (con las infinitas salvedades aplicables) cierto control sobre nuestro sexo, sobre nuestras costumbres, sobre si comemos carne cierto viernes o no, engendramos hijos o no, seguimos o no con una relación sentimental o con una convivencia, si interrumpimos un embarazo, si leemos un libro, si nos perdonamos a nosotros mismos nuestros errores. Sobre si queremos que nuestra vida termine ya. Todas las cosas anteriores pueden hacerse de forma correcta o incorrecta, pero hacerlas o no, y cómo hacerlas, es nuestra decisión.

Pero entonces llega la religión, y nos dice que no.

No podemos afrontar nosotros mismos ninguno de esos asuntos, a nuestra manera. No somos dueños de nuestros viernes, de nuestros gametos, de nuestros cuerpos, de nuestras lecturas, de nuestro perdón, de nuestro propio final. No tenemos derecho a decidir nada de eso; hay que consultar, hay que actuar a través de terceros. No somos autónomos, somos niños, y dependemos de nuestros padres. De hecho, ahora que lo pienso, así se autodenominan: padres, y nos llaman hijos.

Así que la religión nos ofrece ilusión de control sobre las cosas que en realidad no podemos controlar, y somos los reyes de la Creación; pero a la vez nos niega el control sobre las cosas pequeñas que sí podemos controlar, y somos ovejas a las que pastorean. Todo eso que es incompatible con afrontar la realidad como adultos.

Y no digo que no haya que ser un poco (¡o un mucho!) niño. Pero negar la realidad no es la mejor cualidad de los niños.

9 comentarios:

Mars Attacks dijo...

http://www.elpais.com/articulo/gente/Extremistas/judios/piden/Bar/Rafaeli/case/Leonardo/Di/Caprio/elpepugen/20100312elpepuage_5/Tes

Podría ser peor. Podría llover.

Rose dijo...

De eso se trataba el invento/negocio...y se trata,al fin y al cabo hasta el gótico se "diseñó" para infundir el "temor de Dios" (el de con mayúsculas).El caso es que lo úncio que siempre permanece por muy adulto que te empeñes en ser-porque en algunos casos hay que empeñarse,no sólo dejar que pasen los años-el miedo infantil es inherente al ser humano.
Lo dicho,tú,hace unos cuantos posts que estás en vena...¿será la primavera o estás en plena explosión creativa?...¡¡¡menudas improvisaciones te van a salir...!!!

Por cierto,Mars Attacks,a mi también me encanta la peli-y la cita...
:)

Sergio dijo...

Bueno. Es una versión de la religión. O quizás una versión, especialmente, de una sola de las iglesias, de entre los literalmente miles que hay , de una religión. Porque algunas cosas que dices, Guti, yo creo que implícitamente aluden a la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana. Y como bien sabes, ni es la única iglesia cristiana ( aunque el adjetivo "católica" aluda a que en SU criterio sí lo es, y las demás son en el mejor de los casos , cosas de hermanos que se equivocan), ni el cristianismo es la única religión que ha habido y/o hay sobre la faz de la tierra. Te diría más. Todo lo que dices, ni siquiera es aplicable a la totalidad de la iglesia católica, por más que quien no comulgue ( ¡ qué bien viene la expresión al caso ! ) con ruedas de molino sea expulsado de su cátedra en una universidad católica, tenga prohibido ser docente en un centro católico, o , si está ordenado sacerdote, esté suspendido ad divinis. Me cuesta ver esa aproximación infantilizante en Hans Küng, Leonardo Boff, o incluso en obispos que no han sido castigados por Roma como Pere Casaldáliga. No sólo eso. Estoy bastante convencido de que si personas que han sido incluso Obispos de Roma ( a.k.a. papas ) como Juan XXIII o Juan Pablo I siguieran entre nosotros y no hubieran ya fallecido, leerían tu post y dirían: Guti tiene razón.

Ahora bien, con la iglesia hemos topado. Y la Curia y los poderes fácticos de Roma dejaron hacer lo que dejaron hacer a Roncalli y a Luciani. Tras Luciani vino el que me tentaría llamar el payaso polaco, pero no me da la gana porque a mí los payasos me gustan mucho, y hacen reir a los niños y a los mayores, y a mí el polaco no me hacía ni me hace, Dios lo tenga en su gloria ( con todo lo que yo respeto la vida humana y el drama que me parece que finalice una, incluso aunque sea la del más atroz genocida de la Historia, permíteme el sarcasmo de decir que "y más en la gloria que nos dejó a los que quedamos aquí esperando que otra Iglesia Católica Romana fuese posible).... Era más bien actor y relaciones públicas. Y tras el polaco, la versión 2.0 del alemán. El mismo joven teólogo progresista que fue en no poca medida el ideólogo principal del Concilio Vaticano II y que hoy dice que ha sido malinterpretado y que hay que "releerlo" - yo he releído Gaudium et spes y a mí me parece que se entiende igual de bien y exactamente lo mismo a la primera que a la segunda, en 1965 y en 2010; ¿ ha cambiado el texto o ha cambiado el Ecclesiae Cardinalem Iosephus Ratzinger desde que oyó solemnemente el célebre Annuntio Vobis Gaudium Magnun Habemus Papam seguido de su nombre ? ).

Sergio dijo...

Suelo tener buena memoria para algunas cosas ( y pésima para otras, como para dónde acabo de poner las p***s llaves justo cuando estoy a punto de salir de casa con prisa ;-) ). Nunca estoy seguro de si es una suerte, una desgracia, o una circunstancia mixta. El caso es que me acuerdo muy bien de cómo trató el relaciones públicas polaco a aquel sacerdote que aceptó ser Ministro en la Nicaragua Sandinista contra su criterio, y cómo hizo un celebradísimo en ciertos sectores católicos gesto de incomodidad con su meñique en el brazo de la silla cuando en su presencia el entonces Presidente Pinochet en un discurso en su presencia aludió a lo respetuoso que era con los derechos humanos). No se me olvidan los obispos chilenos que se jugaron la piel condenando duramente al régimen, ni se me olvida la diferencia de trato que dispensó el polaco al execrable, por supuesto, asesinato por parte de sectores del execrable régimen comunista polaco de un sacerdote, y cómo trató la muerte de nueve personas, Ignacio Ellacuría y otras ocho, por escuadrones de las fuerzas armadas de El Salvador. No se me olvida Oscar Arnulfo Romero. Y sus palabras y sus actos fueron ejemplarizantes y nada propiciadoras del infantilismo personal ni social. Aun cuando me encante mi condición de Peter Pan inmaduro al que le encanta ser un irresponsable y comportarse como un niño perpetuo. Pero para algunas cosas, a veces me pongo serio, y hasta sé medio actuar como un adulto, no te creas.

Mars Attacks dijo...

Jeje, el comentario de Sergio me ha recordado esta magnífica estampa:
http://macnugget.org/albums/strange/occamsrazorbu0.jpg

Sergio dijo...

Curiosamente, a pesar de que siempre ha habido mucho navajeo en Roma, la navaya no ha sido el arma de elección entre los purpurados, Mars. Las hogueras en Campo dei Fiori, los venenos en los vasos sí, pero, curiosamente , las navajas en sentido literal no se han usado mucho. La de Occam menos, en cuanto cruzas la columnata de Bernini sientes el soplo de Buridán en la nuca. Sólo Guillermo de Baskerville la empleaba, pero el Padre Jorge era mucho más efectivo :-PPPPP

Guti dijo...

Sergio: efectivamente, muchas alusiones lo son al catolicismo, cómo no. Pero creo que esos mecanismos los utilizan todas las religiones, o al menos las más conocidas. Por lo menos, las del "libro" funcionan exactamente así, en mi opinión.

Toda generalización es injusta, incluyendo esta misma :-) y se pueden hacer todos los matices que quieras sobre Juan XXIII y Ratzinger, pero hay cosas en las que tan buenos o malos son uno como el otro. ¿Creen en todo el sistema de creencias que predican? Entonces (en mi opinión) están absolutamente equivocados y devorados por la superstición. ¿No creen? Entonces son hipócritas y manipuladores.

Mars: lo que me he reído con esa ilustración... literalmente (menos mal que estaba solo). Me la apunto. Es una obra maestra.

Sergio dijo...

"Toda generalización es injusta, incluyendo esta misma :-)"

Ya nos jodió, Epiménides el Cretense ;-)

Guti dijo...

Vale, pues si me he partido la caja con la foto que enlazó Mars, ahora con lo de Epiménides pues otra vez. De verdad. Tengo que leeros estando solo, porque si me pongo a descojonarme de golpe con alguien más en la habitación... pensará que di en loco XD