Testu n"asturiano Biocentrismu

Fai tiempu yéremos xeocentristas. La Tierra hebía ser el centru'l universu, yera lóxico, nun se movía, y les otres coses movíense alredor d'ella. Dalgún fue a la foguera por decir otra cosa. Pero hebo que dase cuenta de que, magar tolo que yera evidente a los nuesos güeyos, nun yera asina. Yeren los nuesos güeyos los que taben enquivocáos. La Tierra muévese. Y cayimos de la burra, y volvímonos heliocentristas. Lluéu fuimos viendo que hebía otres estrelles, tamién, y que el Sol nun yera'l centru de ná, nin siquiera de la Vía Láctea.

Durante un tiempu nun dexamos de ser, polo menos, eurocentristas (y non fai tanto como nos paez agora, nestos tiempos de corrección política). L'home blancu tenía perclaro que yera diferente de les otres races, los negros yeren otra cosa. Lo normal yera ser blancu. Daquién entamó a plantegase cuála yera la razón pa decir que un negru yera menos que un blancu, o que una relixón yera menos que otra, o que un hemisferiu yera más que otru. Y dímonos cuenta, otra vez, de que yera la nuesa manera de mirar lo que nos facía ver les coses como les víemos. Un negru africanu yera un salvaxe... pa vivir nel Londres del sieglu XIX. Pero yera persabiu pa vivir nes selves del Congu.

Polo menos, quedónos el consuelu de ser antropocentristas. L'home ye'l cume del reinu animal, ye daqué estremao, d'una naturaleza diferente. Tien alma, tien intelixencia; los animales non, y puen usase pa esperimentos o pa garrá-yos les pieles. Pero poco a poco foimos atopando que otres especies teníen intelixencia, anque non fora tanta, y un celebru, anque fora más pequeñu. Y fuimos -vamos- viendo que igual esa diferencia ye namás que de cantidá, y somos los más intelixentes, o los que tenemos más alma (pero daquién, a la fuercia, tenía que ser el que más; eso nun tien tantu méritu nin mos distingue del restu). Pa enrriba d'eso, llegó Darwin y desplicónos perfechamente d'ónde salimos. Y llegó xente que mos fizo pensar que maltratar a un simiu nun ye mui diferente de lo que foi enantes maltratar a un negru, o a un americanu: una forma de ceguera a lo que somos.

Anguañu sigue habiendo xente xeocentrista, o eurocentrista, o antropocentrista; xente que nun ve más lloñe de la so casa, de la so forma de vida, la so raza, la so relixón o la so especie. Pero polo menos güey sabemos que hai munches coses que nun vemos, que tenemos que ser humildes y abiertos. Que el mundu que vemos ye namás que lo que sal de atender a unes ondes electromagnétiques (la lluz) y de presión (el soníu), que nun son más que una parte perpequeña de too (la mayor parte de la lluz nun la vemos). Nel mundu que vemos hai milenta coses pasando alrodiu nuestru que nun sabemos ver, dende neutrinos a procesos xeolóxicos.

Y agora, cuandu se fala de atopar planetas con vida, y paez que ye lo más importante que-y pue pasar al ser humanu (y lo ye, claro), ocúrreseme que igual tamos cayendo no mesmo. Que esa discusión sobre si la vida pudo xenerase por azar, o non, igual ye una fatiada. Que la diferencia ente la vida y la no-vida vémosla colos nuesos güeyos, pero pue que esa diferencia nun seya tan importante como nos paez. Que pue haber vida que nun seya lo que esperamos, pero non solo porque tea fecha de siliciu y non de carbonu, o coses asina; que igual ya la tenemos alrodiu nuestru y nun sabemos vela. Que igual la distinción nun ye relevante. Nun sabemos cómo mos ven a nosotros eses piedres "muertes" de Marte...

Llevamos tola historia abriendo puertes y echando abaxo muries, de fuera pa dientru, y a lo meyor la última que nos queda ye la ceguera del biocentrismu.