Texto en español La corrección política en el lenguaje

Casi todos queremos que se nos pague puntualmente nuestro sueldo. Pero, sin que seamos conscientes de ello, es una palabra fea. Al parecer el "sueldo" era una moneda romana de oro. Pero su nombre, a su vez, derivó de lo que se pagaba a los soldados. Así que la palabra "sueldo" nos retrotrae a un mundo antiguo, brutal, militarizado, violento, y a una civilización que, por más que estableciera los fundamentos de nuestro Derecho, albergaba gran número de esclavos y de injusticias.

Así que mejor usamos "salario". Pero resulta que "salario" hace referencia a la sal (sustancia de gran valor comercial entonces) con que se pagaba a los soldados que se encargaban de la seguridad de la Via Salaria, por la que llegaba la sal a Roma. "Salario" nos retrotrae a un mundo antiguo, brutal... bueno, eso.

Nada, digamos "estipendio". Pero resulta que viene de "stipendium", que entre otras cosas significaba... salario de soldado, y también la tasa que cobran los curas por las misas. Lo que nos retrotrae a... todo eso, pero encima juntando la guerra con la religión.

Podemos tachar esas tres y seguir buscando, a ver si podemos decir "emolumento", "retribución" o "remuneración", pero tanto si podemos como si no, nada va a cambiar ese mundo antiguo, brutal, militarizado, violento. La cuestión es si podemos cambiar este mundo moderno, brutal, militarizado, violento.

Para mí, un cafre siempre ha sido alguien bruto o exagerado en sus acciones. Pero de un tiempo a esta parte, si dices "cafre" te riñen y te explican que son habitantes de una región de Sudáfrica. Está bien aprender eso, y uno se da cuenta de que la palabra probablemente se popularizase por aquella curiosa xenofobia colonial. Yo nunca he llamado cafre a nadie con intención de compararlo con ningún miembro de ninguna tribu; pero puestos a ser correctos, remontándonos en la etimología la palabra viene del árabe "kafir" y significa "pagano", que viene a ser alguien sin bautizar, infiel, ajeno a una religión. O sea, que los habitantes de la cafrería no se llaman a sí mismos "cafres"; el propio término tiene su origen remoto en la intolerancia religiosa, antes que en la xenofobia. Por cierto, "pagano" también, pero se relaciona con el término "pagus", es decir, "pago, aldea", en referencia a la resistencia que los aguerridos pueblerinos mostraban a ser cristianizados (la propia palabra "cristianizar" sí que es reveladora, y más utilizada en la voz pasiva). Total, que hoy en día quizás yo mismo podría llegar a sentirme orgulloso de ser un kafir (si no estuviera bautizado) o un paganus (porque soy natural de un sitio).

Un embrollo, ¿no? Claro que sí. ¿Realmente merece la pena desenredarlo? La palabra "bárbaro" viene de cómo llamaban los romanos a los que vivían fuera de sus fronteras, pero no es invento suyo; es del griego, y hacía referencia a los idiomas desconocidos que los griegos se encontraron en sus viajes comerciales y de colonización (es onomatopéyico: bar bar, como bla bla). Así que al decir "bárbaro" insultamos a todos los que no hablan griego. Bueno, en realidad "bárbaro" también tiene la acepción de "excelente, llamativo, magnífico". Cualquiera sabe si puede uno usar la palabra o algún representante de la minoría lingüística castellana (¿?) lo va a acusar de imperialista griego.

Con todos los respetos, para mí un cafre va a seguir siendo un cafre, y saber sobre el origen de la palabra me ayuda a ser sensible a la xenofobia o la intolerancia religiosa, y ya está. Salvo, claro está, que empiece a conocer o tener cerca cafres reales que se reconozcan en esa palabra. Pero jamás he tratado con ninguno.

Un negro es un negro. Cuando veo por la televisión a un señor con determinado tono de piel sé que es negro. No sé si es afroamericano (ni si tiene algo de afro- ni de -americano, porque podría perfectamente ser de Cádiz mismo de toda la vida), pero negro sí. Si alguien se siente incómodo al oír "negro", tendría que replantearse por qué. Yo soy blanco, básicamente, y no me parece una palabra mejor ni peor. Es descriptiva. "De color" no es descriptivo, es más bien estomagante. Decir "de color" es como decir "que te enteres de que es negro, pero no puedo decirlo, pobre, bastante tiene con soportar ese color de piel".

Del mismo modo, un ciego es ciego si no recibe información (o muy poca) por medio de la vista; "invidente" no es mejor palabra que "ciego". Un sordo es alguien que no oye, u oye muy poco. Puedo entender que no guste la palabra "inválido", pero... que no hay que exagerar. Que no hay que esconder la ceguera o la sordera o cualquier otra lesión como escondemos la caca.

Y respecto al género gramatical... en fin, habría para escribir un rollo larguísimo. Pero me niego rotundamente a formar parte de esa legión de gente que no es capaz de escribir un acento donde debe, pero sí barras inclinadas y vocales y arrobas por todas partes. Además, en todo caso habría que inventarse morfemas específicos para los hombres; existe forma de referirse explícitamente a un grupo de mujeres, y existe forma de referirse a un grupo mixto o de sexo indeterminado. Pero para referirse explícitamente a un grupo de hombres no hay más remedio que añadir palabras como "varones" o así.

Me gustaría también escribir sobre el humor, que hoy en día siempre ofende a alguien, y preguntarme sobre si es posible hacer humor sin que absolutamente nadie pueda darse por aludido o ridiculizado en nada. Pero es que todo esto no da para un artículo, da para un libro que dudo que pudiera escribir.

De momento, que basten estos balbuceos. (Palabra esta que viene del latín "balbutire", y significa "hablar o leer con pronunciación dificultosa, tarda y vacilante, trastocando a veces las letras o las sílabas", así que puede ofender a más de uno... Por cierto, "balbucear" comparte origen con "bárbaro". Esto es un no parar.)

5 comentarios:

servidora dijo...

Yo nací políticamente incorrecta.
Pero profundamente respetuosa con todo el mundo. No sé si me explico, pero es que me han mandado demasiadas veces a la mierda con palabras finas y sutiles y me han hecho sentir estupendamente con enormes "barbaridades" (hasta con barbarismos ;-))

Pasará, supongo. Cuando nos demos cuenta que el respeto se vive, no se habla :-)

petetete dijo...

Este post me ha parecido interesante y lo he enviado a menéame para compartirlo (http://meneame.net/story/correccion-politica-lenguaje). Si te parece mal dímelo y la descarto .

rose dijo...

Te entiendo y comparto lo que expones tan brillantemente...En mi caso,por deformación profesional, trato de dar el nombre "debido" a cada cosa,quizás soy demasiado exigente en eso de "poner la etiqueta adecuada" ya que me soluciona bastantes problemas a la hora de explicar y demás...por la misma razón, me gusta llamar a a las cosas por su nombre, si puede ser-y no hay traducción o equivalente- en su idioma, y pocas veces empleo una alternativa "menos fuerte".
Es uno de mis defectos más sonoros y a la vez una virtud que valoran los que me conocen bien.
Por cierto, y según mitia- abuela ,que ye del Cristo de toda la vida y habla con ese acento encantador del Oviedo profundo, "¿viste qué de prófugos salíen del estadiu?"
Es su versión-sin etimologías relacionables posibles-de "forofos"

Un abrazu jazzeru.

Hiroshige dijo...

¡Madre mía, pedazo de estudio -que no estudio entero- que te has hecho! La verdad es que lo de hablar con "propiedad" es para preguntar por adelantado a tu interlocutor de qué pie cojea, sin que sea minusválido, inválido o llamémoslo X. Voy a confesarte que no hay cosa que más me toque lo que no tengo que estar hablando con alguien y que me corrija con cosas como ese "de color" que tú dices y tantos otros eufemismos o presuntas defensas de "género" que lo único que demuestran es que el fallo en el uso de tú lenguaje, se encuentra en el cerebro de quien te escucha... No se si será un fake pero me llegó un enlace a un vídeo en el que se pasaba la cartera del ministerio de educación a la nueva ministra y el cartelito llevaba educación con h. Vamos, que como para no extrañarse, si lo unimos con "la miembra" x-D

boronat dijo...

a mi tambien me vuelven loco las arrobas esas en las que tod@as nos veamos representad@s.

pero hay una solucion de compromiso que sí que me gusta, y es la de usar el femenino para el plural. y estamos todas tan contentas.